Cómo criar correctamente a un niño

Tu hijo te saca de quicio, y ya no sabes qué hacer… ¡STOP, no le grites! Mejor prueba esta regla de oro…

Cada padre tiene su propio librito para la crianza de sus hijos. No obstante, las estadísticas muestran que la mayoría tiende a seguir las reglas heredadas de las generaciones pasadas.

La innovación en este campo es un proceso terriblemente lento, y solo se logra con la ayuda de los mejores psicólogos y educadores. Pero, si, a pesar de todo, tu hijo no te escucha, se comporta grosero o malcriado, e incluso agresivo, es el momento de pensar en lo que estás haciendo mal, y en cómo solucionarlo.

Aunque no lo creas, estos niños apenas si están en el capullo de la vida. Y, como toda flor, no son capaces de crecer y florecer sin el debido cuidado. Y no se trata de cosas materiales.

El mejor regalo que le puedes dar a tu hijo se coloca directamente en su conciencia. ¡Qué pasada! te invita a conocer algunos consejos, que te pueden ayudar a criar adecuadamente a tu niño… ¡Lo que siembres hoy, lo cosecharás en tu vejez, recuérdalo siempre!

Cómo criar correctamente a un niño

  1. No le grites
    Viejo y trillado consejo, pero increíblemente útil. Cuando le gritas a tu hijo, él absorbe toda esa agresión, como si fuera una esponja, y, finalmente, acaba salpicándola hacia fuera.

    Relájate, respira profundamente, y piensa en por qué quieres gritarle. Ahora, prepararse mentalmente para la adversidad, y cuando llegue el momento, exprésale tu descontento con tu tono habitual. Esto facilita en gran medida su formación.

    ¡Sí, es difícil contenerse, sin duda! ¿Pero, acaso imposible? No lo creo. Este valioso consejo ha ayudado a muchos adultos a enfrentar situaciones muy desagradables. En primer lugar, averigua la causa de su irritación y llanto. Estate preparado para una situación de este tipo, siempre. ¿Música fuerte, malas notas? Ya tú pasaste por esa etapa, así que, en teoría, deberías estar listo para tal angustia.

    Cuenta hasta 10. Tus gritos se perderán en su memoria, no así la imagen de tu cara decepcionada…

  2. No le pidas demasiado

    Tu niño siempre debe ser el mejor para ti, incluso si no gana medallas en natación, o no es el mejor de su clase.
    No asumas que tiene que ser igual a los demás chicos de su misma edad, o que tiene que realizar tus sueños y ambiciones no realizadas. ¡Mira y analiza lo que mejor sabe hacer, y encamínalo a desarrollar esa faceta!

  3. Da una buena impresión

    Los niños son el espejo de sus padres. Tu hijo evaluará todo lo que haces, e intentará repetirlo.
    Por esta razón, en su presencia, siempre compórtate como deseas que él se comporte. Muestra tus conocimientos, fuerza y carácter. De este modo, no sólo ganarás en credibilidad, sino que pondrás en tu niño todo lo mejor que hay en ti.

  4. Discute, ayuda, convence
    ¡Una buena comprensión mutua es fundamental! Para hablar de la vida diaria con tu hijo, no lo hagas solo como un maestro, sino también como un amigo. Ayúdale a sentir que puede contar contigo en cualquier momento, y que tú siempre estarás ahí para ayudarlo.

    Convéncelo de que él siempre será tu hijo, independientemente de sus éxitos y fracasos. ¡Hazlo crecer en un ambiente de amor y comprensión!

  5. Pasa más tiempo con él

    Incluso, si tu horario no es muy flexible, siempre hazte un huequito para tu hijo, y úsalo lo más eficientemente posible. Léele libros, llévalo al teatro, a una recreación al aire libre… Esto tendrá un efecto muy positivo en vuestra relación.

    Si el niño no presta suficiente atención, busca otras opciones que sí le interesen. Poco a poco, las cosas irán cambiando, y todo será bueno al final.

  6. No rehúyas a sus preguntas

    Incluso, si el niño te ha hecho una pregunta sobre un tema sensible, no trates de evadir la respuesta. Algunos niños tienen una mayor sed de saber, y cualquier incertidumbre en la respuesta, les distorsionará la percepción de la realidad. Respóndele directamente, pero de manera sucinta, si el tema es desagradable para ti.

  7. No lo sobreprotejas de las dificultades

    Tu tarea como padre es preparar su mente incipiente para la adultez, pero sin dañar su infancia. Por eso, y sin que te pases de la raya, es bueno no mantenerlo al margen de los problemas y preocupaciones de la edad adulta.
    La muerte de un ser querido, los problemas familiares, incluso una banal negativa a comprar un juguete hermoso, lo ayudarán a endurecerse y a crecer.

  8. Admite tus errores

    Cuando te das cuenta de que no tuviste la razón, por ejemplo, en una discusión con tu hijo o hija, no tengas miedo de admitir tu equivocación. Tu credibilidad no se irá por los suelos, por el contrario, se elevará al ser bien reconocida la justicia o la derrota.

Así es como debe crecer un niño, para convertirse en un hombre de verdad. Pon en práctica estos consejos, y verás cómo cambia tu vida y tu entorno familiar, para siempre. Si te gustó la idea, compártela con tus amigos de las redes sociales…