Compartir

Cómo conservar el ajo para el invierno

La mayoría de las frutas y verduras pueden conservarse para el invierno mediante la congelación. El ajo no está en la lista de estos alimentos porque una vez descongelado ya no tendrá el mismo sabor ni los mismos beneficios para la salud. Entonces, ¿cómo conservar el ajo para el invierno para que se mantenga fresco? Tenemos algunos métodos para ti que funcionan al 100%.

4 FORMAS DE CONSERVAR EL AJO PARA EL INVIERNO

Hoy, los editores de ¡Qué pasada! te hablarán de métodos sencillos para conservar el ajo para el invierno. Todos han sido probados durante años y te ayudarán a conservar el ajo hasta la próxima temporada.

MÉTODO 1 – CONSERVACIÓN CON SAL

Para conservar el ajo para el invierno, puedes enrollarlo en tarros como cualquier otra conserva. La peculiaridad será el uso de una gran cantidad de sal. Es muy fácil de hacer:
1. Coge un tarro de cristal normal y cubre el fondo del tarro con una capa gruesa de sal.
2. Pon los dientes de ajo enteros y sin pelar encima de la sal.
3. Llena el resto del tarro con sal y ciérralo bien con una tapa.

‡агрузка...

¡Hecho! La sal protegerá el producto del desarrollo de bacterias y, por tanto, de la putrefacción y los hongos. No tienes que preocuparte de que el ajo se estropee.

MÉTODO 2 – CONSERVACIÓN CON SERRÍN

El serrín convencional también puede ayudarte a conservar el ajo para el invierno. Su uso es prácticamente igual que el método de la sal. En lugar de un tarro, puedes utilizar un cubo con tapa o un barril. Esto funciona especialmente bien si hay muchos ajos. Cubre el fondo del recipiente con serrín, luego coloca los ajos y cubre con el resto de la madera. Es importante recordar que el serrín debe ser fino. Absorberá la humedad, conservando el ajo, pero también dejará entrar el aire. Antes de esta preparación, hay que secar además los ajos al sol o en un lugar cálido durante unas horas.

MÉTODO 3 – CONSERVACIÓN CON HARINA

Al igual que el serrín, la harina es capaz de absorber el exceso de humedad. En un ambiente seco, no se desarrollan las bacterias de la putrefacción, por lo que este polvo también puede utilizarse para conservar el ajo para el invierno. Habrá que cubrir el producto con harina de manera que la última capa tenga más de 2 centímetros de espesor. Cierra bien la tapa del tarro, ya que pueden entrar insectos. El inconveniente de este método es que funciona mejor cuando el ajo es escaso.

MÉTODO 4 – CONSERVACIÓN CON CÁSCARAS DE CEBOLLA

Otro método para pequeñas cantidades de ajo es almacenarlo en cáscaras de cebolla. Para hacerlo en casa, prepara sacos de cualquier tejido no sintético, agrega allí las cáscaras y sumerge los ajos en ellas. El relleno natural de la bolsa mantendrá una temperatura óptima para que el ajo no se estropee.

Se ahorrará la cosecha si preparas los ajos para el invierno con uno de estos métodos. Como puedes ver, no requieren ningún esfuerzo ni materiales especiales, y su eficacia se ha demostrado a lo largo de los años. Ahora puedes obtener minerales y vitaminas saludables del ajo casero durante todo el año.

Загрузка...