Cómo preparar los huevos

¿Te gustan los huevos? He aquí unos truquillos para preparar una delicia para el desayuno…

Los huevos de gallina son un producto muy útil, con un gran valor nutricional, equiparable al trigo sarraceno y al pescado. Además, son una rica fuente de vitaminas esenciales, y componentes obligatorios de cualquier dieta saludable.

Los huevos son ideales para el desayuno, y hasta un niño podría prepararlos… ¡Pero los verdaderos chefs están siempre dispuestos a aprender algo nuevo! Por eso, ¡Qué pasada! ha preparado una serie de consejos y técnicas, que llevarán tu maestría culinaria, en materia de huevos, a otro nivel.

Técnicas para preparar los huevos

1. ¿Cómo romper un huevo?
Contrariamente a la tradición de usar la hoja de un cuchillo o el borde de una taza, la mejor manera de romper un huevo en la superficie plana de la tabla. Así es como lo hacen los cocineros profesionales. De esta forma, se minimiza el riesgo de que las piezas se precipiten en el recipiente.

2. ¿Cómo separar la clara de la yema?
La forma más fácil, y probablemente más eficaz, es con tus propias manos. Rompe un huevo en un tazón, luego toma suavemente la yema, y espera hasta que la clara fluya a través de tus dedos.

3. ¿Cómo limpiar los huevos duros?
Para limpiar fácilmente un huevo duro, agrieta un poco la cáscara, cúbrela con agua fría, y deja enfriar. Después de eso, la cubierta se desprenderá rápidamente.

4. ¿Cómo cocinar los huevos?
Vierte agua en una cacerola, coloca los huevos y ponlos en el fuego. Después de hervir, déjalos cocer durante 3-4 minutos, para conseguir huevos pasados por agua. Para los huevos en la bolsa, dales unos 5-6 minutos, y para los huevos duros, unos 8 minutos.

5. Huevos escalfados
Sólo los perezosos no conocen este método de preparar los huevos. Un pequeño truco: al agua en la que vas a hervir un huevo, viértele ½ cucharadita de vinagre.

6. Huevos Arzak
Los huevos Arzak (nombrados así, en honor al chef español Juan Mari Arzak) es una manera de preparar huevos escalfados. Rompe el huevo en un improvisado saco alimenticio, untado con mantequilla, sal y especias. Cierra el saco, y sumérgelo en agua hirviendo durante 4-5 minutos.

7. Huevo al microondas
Como ya es costumbre: rompe el huevo en una taza, vierte un poco de agua, cubre el recipiente con un platillo, y cocina en el microondas a máxima potencia, durante un minuto.

8. Huevos revueltos
Los huevos revueltos deben cocinarse lentamente: Mientras más lento se frían, pues, mejor. Prende el fuego a un rango entre leve y moderado, y trata de mantenerlo en este rango.

9. Huevos revueltos con agua
Vierte 2 cdas. de agua en la sartén donde se están friendo los huevos revueltos. Este truco ayudará a darle un toque de esplendor al acabado del plato.

10. «Huevos de oro»
Este plato dependerá del contenido del huevo, ya que se logra agitando al mismo, sin romperlo. Así se hace: Tome una camisa de puños y átala en un nudo, o arrastra una banda de goma para el pelo. ¡Coloca el huevo en la manga, y gírala por unos minutos, como un lazo! Luego, simplemente, cocina el huevo.

11. Huevo fresco
Un resultado positivo se obtiene sólo con productos frescos. Para determinar si el huevo crudo es adecuado para su uso, colócalo en un recipiente lleno de agua. Si el huevo está en el fondo, es fresco, si levanta un borde, entonces ya es de aproximadamente 2 semanas, pero si el huevo flotó, no hay opciones, es defectuoso.

¡Este producto es un excelente desayuno ya de por sí, pero, si lo complementas con una ensalada de verduras, y un vaso de jugo, tus pilas estarán recargadas para todo el día! Aprovecha las bondades de este divino regalo de la naturaleza, y no te olvides de compartir el post con tus amigos.