Ciudad dentro del árbol

En el parque, había una casita en el árbol. Lo que hallaron en su interior… ¡fue emocionante!

La vida está llena de momentos difíciles, de pruebas que se deben superar para seguir adelante. Algunas personas suelen quebrarse ante situaciones así, pero la mayoría encuentra la fuerza necesaria para enfrentar el problema y conseguir la victoria. Algunos, incluso, no sólo logran restaurar su propia vida, sino también encuentran fuerza y deseo para ayudar a los demás.

¡Qué pasada! te propone conocer el caso de una mujer, que decidió emprender un proyecto único en la base de un parque de una ciudad estadounidense. Ella construyó con sus propias manos toda una ciudad de ensueño, con hadas y gnomos, convirtiendo la madera preciosa en un lugar realmente mágico. Pero lo espectacular de esta historia radica en que la creadora de este cuento de hadas, hecho realidad, tuvo que enfrentar sus propios problemas.

Esta hermosa ciudad se ha convertido en un lugar de recreo y paz, donde los visitantes interactúan y conversan con los habitantes del lugar. Todo eso fue posible gracias a la divina mano de Kelly, una mujer que acaba de perder a su hija menor, a causa de un terrible cáncer de cerebro que no pudo vencer.

La chica amaba la naturaleza y adoraba a los buhos. De ahí que su madre decidiera honrar su memoria de la mejor manera posible.

«La casita del pequeño buho» se convirtió en una salvación para Kelly en un momento tan difícil de su vida. Ella quería compartir su dolor con los demás, y mostrarles que hay que seguir adelante…

Por desgracia, el pueblo de las hadas ya no existe. Las autoridades municipales le pidieron a la mujer que moviera sus creaciones en miniatura del lugar. ¡Sin embargo, esta mágica ciudad, salpicada de decenas de bonitos edificios, gnomos y hadas, permanecerá siempre en la memoria de los niños de la zona!

Comparte este post con tus amigos, para que conozcan a una mujer que logró superar su desgracia, invirtiendo sus fuerzas en la creación de un proyecto único, en honor a su querida hija y para el bien de los demás.