Cinco experimentos para realizar con los niños en casa

Cinco experimentos fáciles de realizar en casa: diviértete con tus pequeños y edúcalos a la vez…

La educación de nuestros hijos no debe limitarse a la escuela. Existen varios experimentos muy instructivos, divertidos y sencillos, que podrás realizar en casa. Te ayudarán con la importante tarea de preparar a tus pequeños para la vida. Tal vez ahora tus chicos solo vean el lado divertido del experimento, pero cuando el tiempo pase, y estén en sus clases de física o química, ten por seguro que recordarán el momento mágico cuando, junto a ti, lo pusieron en práctica.

¡Qué pasada! ha seleccionado para ti estos 5 sencillos experimentos que, sin lugar a dudas, quedarán en la memoria de tus niños. Son muy fáciles de realizar, porque seguro, lo tienes todo al alcance de tu mano en casa.

Un globo resistente al fuego

NECESITARÁS:

  • 2 globos,
  • una vela,
  • cerillas y agua.

PROCEDIMIENTO:
Primeramente debes inflar un globo y sostenlo sobre la vela encendida para que los niños vean que el calor lo hace explotar. Luego, toma un segundo globo, llénalo de agua común y corriente, átalo y ponlo sobre la llama. Los chicos podrán apreciar como el globo lleno de agua soporta el calor de la llama de la vela sin reventar.

¿POR QUÉ OCURRE ESTO?
El agua que se encuentra dentro del globo absorbe el calor que produce la vela, de modo que el globo en sí no se calienta, y por lo tanto no revienta.

Col de colores

NECESITARÁS:

  • 4 vasos de agua,
  • colorante de comida,
  • hojas de col o flores blancas.
  • PROCEDIMIENTO:
    Agrega en cada recipiente con agua un poco de colorante de comida de diferente color. Luego introduce dentro del mismo una hoja de col o una flor blanca. Déjalas allí toda la noche. A la mañana siguiente verás como todas han cambiado de color.

    ¿POR QUÉ OCURRE ESTO?
    Las plantas absorben el agua para recibir los nutrientes y crecer. El agua es conducida a través de un sistema de vasos, hasta llegar a las hojas y las flores. Esto se conoce como efecto capilar, ya que el agua tiende a llenar los pequeños tubitos (como venas) dentro de las hojas.

    El huevo que flota

    NECESITARÁS:

    • 2 huevos,
    • 2 vasos de agua,
    • sal.

    PROCEDIMIENTO:
    Con cuidado pon el primer huevo en el vaso con agua común y corriente. Como era de suponerse, el huevo se hunde hasta el fondo (si no ocurre así, es muy probable que el huevo esté en mal estado, por lo que no vale la pena regresarlo al refrigerador).

    Llena el segundo vaso con agua tibia y agrégale 4-5 cucharaditas de sal. Es recomendable que esperes hasta que el agua se enfríe. Luego coloca el segundo huevo en el vaso, y ¡voila! el huevo flota en la superficie.

    ¿POR QUÉ OCURRE ESTO?
    Es un problema de densidad. La densidad media del huevo es mucho mayor que la del agua común, por esa razón se va directo al fondo del vaso. En el siguiente caso, la densidad del agua salada es mayor, y por lo tanto el huevo no se hunde. Lo mismo sucede en el Mar Muerto, donde la gente flota sin apenas proponérselo, pues la cantidad de sal en el agua (y por ende su densidad) es mayor que la del cuerpo humano.

    Cristal de caramelo

    NECESITARÁS:

    • 2 vasos de agua,
    • 5 vasos de azúcar,
    • palitos para brochetas,
    • papel grueso,
    • vasos transparentes,
    • una olla,
    • colorante de comida.

    PROCEDIMIENTO:
    En un cuarto de vaso de agua añade un par de cucharaditas de azúcar para preparar un jarabe. Espolvorea un poco de azúcar en el papel. Luego debes untar un palito con el jarabe pasarlo por el papel, de tal manera que los granitos de azúcar se queden pegados a lo largo del palito.

    Deja los palitos secar durante la noche. Al día siguiente, disuelve el equivalente a cinco vasos de azúcar en dos de agua. Puedes dejar asentar el jarabe un poco (no más de 15 minutos), de lo contrario no aparecerán los cristales.

    Después sírvelo por igual en todos los vasos transparentes, y agrégale un poco de colorante de comida a cada uno. Inserta los palitos que habías preparado el día anterior en los vasos con jarabe y colorante, evitando que estos toquen las paredes del recipiente. Para ello te puedes auxiliar de un gancho para ropa, por ejemplo.

    Ahora solo tienes que esperar, y observar el proceso y, ¿Por qué no?, luego disfrutar de la golosina.

    ¿POR QUÉ OCURRE ESTO?
    Cuando el agua se asienta, la saturación del azúcar disminuye, por lo que empieza a acumularse en las paredes del recipiente y en el palito. Eso hace que se formen los cristales que luego tú y tus niños se disfrutarán.

    La cerilla encendida

    NECESITARÁS:

    • cerillas,
    • una linterna.

    PROCEDIMIENTO:
    Enciende la cerilla y sostenla a una distancia de 10-15 centímetros de la pared. Ahora alumbra la cerrilla con la linterna… verás que en la pared solo se ve la sombra de tu mano y de la cerrilla (nada más). Parece algo evidente pero, la verdad, nunca se me habría ocurrido.

    ¿POR QUÉ OCURRE ESTO?
    Muy sencillo… El fuego no tiene sombra pues no impide, de ningún modo, el paso de la luz a través de sí.

    ¿Qué te parecen estos experimentos? Te aseguro que tus chicos aprenderán mucho con ellos: las bases que crees ahora les facilitarán mucho el aprendizaje futuro… ¡No lo dudes! Comparte este post con tus amigos para que se diviertan educando a sus pequeños en casa.