Aprender los primeros auxilios en la infancia

De pronto, mi vecino comenzó a ahogarse en el agua. Si no fuera por lo que sabe papá…

Una vez, cuando yo era muy joven, tuve la oportunidad de presenciar un evento increíble, que quedó grabado para siempre en mi memoria. Ante mis ojos, se ahogaba un niño vecino. Al verlo, mi padre no dudó en precipitarse de inmediato al agua, en su ayuda. Fue como una pesadilla, pero, 4 o 5 minutos después de los primeros auxilios, Andrew comenzó a respirar. ¡Entonces, yo me sentí muy orgulloso de mi papá, porque él le salvó la vida al otro chico!

Desde entonces, siempre he querido ser como él, y aprender todo lo que él sabe. El conocimiento y las habilidades son algo muy valioso e irremplazable, sobre todo cuando pueden marcar la diferencia.

Por otra parte, cuando esto se aprende en la infancia, el resultado es aún mejor. Recuerda que la mente de un niño es como una esponja, capaz de absorber toda la información, y procesarla mejor que un adulto. Enseñarle las habilidades de los primeros auxilios a un niño nunca es demasiado pronto. De hecho, cada persona en el mundo debería conocer los conceptos básicos de los primeros auxilios, pues nunca se sabe cuándo podrían necesitar ponerlos en práctica.

Un grupo de exploradores de Sudáfrica opina lo mismo. Ellos han llevado a cabo una notable campaña, que promueve enseñar a los niños los conceptos básicos de primeros auxilios. «Aprende de joven, y recordarás para siempre». En efecto, lo que bien se aprende de niño, nunca se olvida, razón de más para poner nuestra plena confianza en sus manos.

El siguiente video te mostrará lo impredecible que puede ser la vida. ¡Una lección bien aprendida en la infancia, al punto de resultar innata, puede salvar una vida!

El propósito del movimiento Scout, en Sudáfrica, es ayudar a formar a sus ciudadanos, para que se sientan más inteligentes, seguros y confiados. ¡El desarrollo de las habilidades espirituales, sociales, intelectuales y físicas, con carácter duradero, de cada niño, puede cambiar radicalmente el futuro del país, en su conjunto!

¡Animar a los niños a aprender a resolver los problemas sociales, parece la solución perfecta! De hecho, es mucho más fácil educar a un niño bueno, que curar a un adulto de los malos hábitos.

El movimiento Scout se centra en los niños pequeños, que están capacitados para hacer frente al juego cognitivo. A los chicos se les presentan determinados problemas y cómo solucionarlos. Vale decir que el resultado del proyecto es muy prometedor…

De hecho, solo podemos admirar estas ideas. Sentar las bases para una vida mejor, desde la infancia, solo puede traer buenos resultados. No en vano se dice que los niños son la esperanza del futuro.

Si te has sentido inspirado con este artículo, te invito a seguir sus ideas, y aprender las tan importantes técnicas de primeros auxilios. De paso, también comparte el consejo con tus amigos de las redes sociales…