Chica deprimida va a un salón de belleza

Esta joven fue al salón de belleza, para que eliminaran «su problema de raíz». Pero, 13 horas después…

Las estadísticas no mienten. Hoy en día, a pesar de la enorme cantidad de lujos y regalos de la tecnológica, de los que disponemos a manos llenas, son cada vez más las personas que caen en el pozo de la depresión.

Este estado negativo te envuelve, te ciega, te hace olvidar, o simplemente, restarles importancia a las cosas más básicas de la vida, como cepillarse el cabello por las mañanas. Así le sucedió a nuestra joven protagonista de hoy.
Esta chica de 16 años, de Iowa, luego de una fuerte crisis de depresión, terminó con su cabello hecho una maraña.

Entonces, sin ver otra salida, se encaminó al salón de la estilista Kayley Olsson, para que «eliminara de raíz su problema», literalmente. Sin embargo, Olsson tenía otra idea en mente. ¡Luego de 13 largas horas de trabajo, divididas en dos jornadas, la cabellera de la chica quedó irreconocible!

Si bien con anterioridad, la joven estilista Kayley Olsson, de 20 años de edad, se ha enfrentado a casos difíciles, este talvez sea más increíble de todos. La muchacha compartió las fotos del antes y después de la transformación en su página de Facebook. Sobra decir que la publicación enseguida se hizo viral, con más de 75.000 vistas. ¡Y lo más importante, la jovencita estuvo lista, física y anímicamente, justo a tiempo para comenzar el curso escolar!

Los especialistas indican que muchas veces la apariencia personal (cómo luces, cómo te ves) está estrechamente relacionada con la depresión, ya sea como causa o como consecuencia. La persona cae en un círculo vicioso, del que no sabe cómo salir. ¡De hecho, el descuido de la higiene personal es uno de los primeros síntomas de esta patológica psicosocial, que no debe ser ignorado!

Es increíble como algo tan simple como un corte de pelo puede marcar tanto la diferencia. ¡La chica simplemente renació de las cenizas, como el ave fénix! Comprueba por ti mismo los resultados…

El post de Kayley Olsson despertó un mar de comentarios en la web. Algunos tildaban a los padres de irresponsables, por no prestarle suficiente atención a su hija, y haberla dejado llegar a ese estado. Otros simplemente reconocieron la increíble labor de la estilista, y le agradecieron el haberse tomado su tiempo para regenerar la autoestima de la adolescente. Incluso, hay quien opina que pudo haberle salvado la vida a la chica… Sea como sea, ese día, en el Salón de Capri Waterloo nació una sonrisa llena de felicidad, y eso es lo que importa.

¿Tú qué opinas de esta historia? Comparte el post con tus amigos de las redes sociales…