Ceremonia de limpieza de cadáveres

Cada tres años, ellos sacan a sus antepasados muertos de sus tumbas… ¡Horrorífico!

Imagínate si en casa tuviéramos una tradición así — cada año, por el día de los difuntos, sacar a nuestros familiares muertos de sus tumbas. Vestirlos con ropa limpia y de esta forma recordar, que no se han ido a ninguna parte y todavía viven entre nosotros. Es difícil de imaginar, ¿verdad?

Sin embargo, este ritual existe realmente: los campesinos indonesios cada tres años excavan a sus antepasados de su «morada», los visten con ropas limpias y así les expresan su amor y respeto. ¡Todo es tal, como te lo cuento!

Este ritual se llama «ceremonia de limpieza de cadáveres» y se lleva a cabo en la isla de Sulawesi (Indonesia) desde hace más de cien años. Las personas que viven allí están orgullosas de sacar a la luz a sus familiares muertos. Los lavan, los visten con ropa limpia, y luego se toman las fotos en familia, e incluso, las envían a un concurso especial de esta temática.

¡Imagínate, toman fotos de sus muertos, y luego, eligen cuál se ve mejor! Por cierto, la limpieza de los cuerpos – es uno de los eventos más importantes de la isla. La gente ahorra dinero especialmente para tener garantizado un buen entierro. Afortunadamente, el rito de enterramiento se puede realizar, incluso, a unos pocos años después de la muerte.

Otro aspecto importante de este ritual es el de reparar o sustituir el ataúd: todo esto para que el cuerpo no se deteriore. Para ello, los restos son envueltos varias veces en un paño grueso. Las creencias locales consideran que la muerte no es el final de la existencia, sino que es un eslabón de la cadena de reencarnaciones sin fin.

Se cree que el espíritu del difunto debe obligatoriamente regresar a su pueblo, y para ello, es necesario regresar a morir allí. Por eso, en algunos casos raros, cuando la persona fallece lejos de su casa, los aldeanos por cualquier medio tratan regresar su cuerpo al lugar de origen. Para después, cada tres años, sacarlo de la tumba y disfrutar de su presencia en familia.

Vale la pena señalar que el pueblo de Sulawesi es una sociedad relativamente cerrada, y que hasta allí no han podido abrirse paso los misioneros. Probablemente, esta increíble tradición, continuará con los siglos. Comparte este sorprendente artículo con tus amigos de las redes sociales, para que conozcan este extraño ritual de Indonesia.