Baya australiana cura el cáncer

Aquí está la cura más prometedora contra el cáncer. Un descubrimiento científico que ha entusiasmado al mundo…

El cáncer es, sin duda, el flagelo de los tiempos modernos. Cada año, esta enfermedad se cobra miles de vidas humanas, razón por la cual, las más prestigiosas mentes del mundo científico dedican todo su esfuerzo en buscar una cura definitiva para este mal.

Mientras que aún no se ha encontrado la panacea universal, los científicos no se rinden y continúan buscando… ¡Recientemente, se dio un paso muy importante en el camino hacia la victoria, gracias a las propiedades de unas enigmáticas bayas australianas!

El árbol de Blushwood, cuyas bayas contienen estas increíbles propiedades curativas, sólo crece en el norte de Queensland, en el medio de la selva tropical australiana. La planta es muy exigente a las condiciones de su ambiente natural.

El fruto de esta planta ha despertado un enorme interés en la industria farmacéutica. Gracias a la gran eficiencia de los medicamentos derivados de la baya, las compañías incluso planean comenzar a plantar árboles Blushwood en otras partes de Australia.

El Dr. Glen Boyle, investigador y jefe principal de este proyecto científico, pasó 8 largos años intentando aislar, a partir del fruto del árbol, un compuesto químico llamado EBC-46. El mismo se usaría como tratamiento natural para el cáncer de cuello y cabeza, así como algunos melanomas.

Este componente se ha probado en cientos de animales enfermos de cáncer, incluyendo caballos, perros y gatos. ¡En el 75% de los casos, la enfermedad se desvaneció, y no fue recurrente!

Los científicos dicen que este compuesto químico actúa en tres direcciones: primeramente, interrumpe el flujo sanguíneo a la zona afectada, en segundo lugar, estimula la eliminación de las células infectadas. Y, por último, estimula el sistema inmunológico del paciente, ayudando a que se recupere más rápidamente.

Además, el fármaco actúa muy rápido. ¡Los resultados de su trabajo se pueden ver en apenas pocos días!

Seguro te preguntarás: ¿Si el EBC-46 es tan genial, por qué aún no está a la disposición de los pacientes de cáncer en todo el mundo? Por desgracia, la situación no es tan simple. No te olvides que este fármaco aún está en fase de prueba.

Los investigadores creen que el EBC-46 será todo un éxito, pero que no se debe ignorar la posibilidad de complicaciones imprevistas. Todavía tienen que realizarse estudios adicionales, para garantizar la seguridad del medicamento.

Por otra parte, este compuesto curativo es bastante efectivo contra los tumores focalizados. Con una inyección directa sobre el tumor, es muy probable su eliminación. Pero con cáncer metastásico, por desgracia, la situación es completamente diferente.

Existen muchas posibilidades de que el EBC-46 sea la panacea contra el cáncer de piel. En todos los demás casos, aun no se ha comprobado su éxito.

Sin embargo, este descubrimiento es un rayito de esperanza para millones de personas. Si los expertos pueden crear una cura fiable, a partir de las bayas de estos árboles australianos, el cáncer de piel recibirá un duro golpe. ¡Una vez vencido este paso, para los científicos resultará más sencillo desarrollar otros medicamentos efectivos contra las otras variedades de cáncer!

Esperamos de todo corazón que este prometedor medicamento sea una cura, no otra infructuosa droga. Los propios investigadores se sienten optimistas. ¡Quién sabe, tal vez dentro de poco tiempo realmente tengamos a mano un fármaco seguro contra el cáncer!

Interesante artículo, ¿verdad? ¡Compártelo con tus amigos, tal vez para algunos será una noticia muy deseada esta milagrosa cura!