Artículos de uso personal que no se comparten

17 cosas que no deben ser compartidas NUNCA. ¡La consecuencias puden ser lamentables!

Seguramente en algún momento te has visto en la necesidad de pedir prestado a tus amigos o familiares algún objeto personal. Aunque sabes que no es lo correcto, muchas veces no lo quieres admitir, para no sentirte incómodo.

Muchos de estos objetos parecen muy simples y seguros, pero la realidad es muy distinta… algunos pueden causarle un daño irreparable a tu salud. Y de nada vale estar seguro de conocer muy bien a la persona, dueña del objeto que se pretende utilizar. Quepasada.cc te sugiere que eches un vistazo a la siguiente lista de las cosas que nunca se deben de prestar ni pedir prestadas. ¡Es algo realmente peligroso!

Artículos personales que no debes prestar ni pedir prestados:

1. Jabón.
Después de cada uso, el jabón queda cubierto por diversos microorganismos que podrían causar enfermedades infecciosas.

2. Toalla.
Las toallas son un caldo de cultivo para las bacterias. Si usas una toalla ajena, tu piel podría contagiarse con algún microorganismo causante de infecciones.

3. Desodorante.
Cada miembro de la familia debe tener su propio desodorante, pues este es un vehículo con alta probabilidad de acumular bacterias.

4. Bálsamo para los labios.
Incluso si una persona es aparentemente sana, existe una alta probabilidad de que te transmita el virus del herpes. Los vasos sanguíneos que rodean tus labios son altamente susceptibles a una gran variedad de microbios.

5. Los auriculares.
Estos dispositivos son la causa del aumento del crecimiento bacteriano en los oídos. El estafilococo y los estreptococos son bacterias que suelen acumularse en el cerumen y causar diversas inflamaciones, y aunque son parte de la flora natural de la piel, no son tan inofensivas.

6. Los zapatos.
Los zapatos, sobre todo cuando son usados sin calcetines, pueden ser una fuente de infecciones por hongos. Este es un objeto muy personal que por ninguna razón debe ser compartido, incluso si se trata de familiares o amigos cercanos.

7. Pendientes.
Los pendientes pueden transmitir gérmenes a través de la sangre. Si piensas reutilizar un pendiente usado por otra persona, asegúrate de desinfectarlo previamente.

8. La pasta dental.
La transmisión bacteriana suele ocurrir cuando las cerdas del cepillo dental rozan el borde del tubo de pasta, y de ahí — hacia tus dientes. Esta es una transmisión indirecta, pero bastante peligrosa.

9. Piedra pómez para los pies.
Este artículo de higiene personal es un medio ideal para la proliferación de una gran variedad de bacterias que se alimentan de la piel muerta. Si utilizas la piedra de otra persona, podrías contagiarte incluso con verrugas plantarias.

10. Maquinillas rasuradoras.
Las máquinas de afeitar deben ser desinfectadas antes de cada uso, de lo contrario el cuero cabelludo y piel podrían infectarse y desarrollar foliculitis o acné.

11. Trimmer para la nariz.
Estos objetos por lo general son portadores de la bacteria Staphylococcus aureus, y pueden infectar fácilmente a la persona que los usa.

12. Frascos de cremas.
Las bacterias pueden propagarse fácilmente por todo el frasco, cuando la persona introduce sus dedos en la crema. De esta forma se pueden transmitir y provocar una erupción en la piel de la siguiente persona que use la misma crema.

13. Pinzas para las cejas.
Cuando te depilas las cejas, suelen formarse pequeñas heridas en los folículos. Las pinzas pueden ayudar a desarrollar úlceras que se pueden infectar fácilmente.

14. Corta-uñas.
Los dedos de los pies ocultan gran variedad de infecciones, principalmente las fúngicas y el VPH (Verrugas), que se pueden transmitir a través de herramientas de manicura y pedicura.

15. Cuchilla de afeitar.
Puede ser que la persona que la usa, no esté consciente de ser portadora de una infección, por lo tanto, no debes utilizar este objeto que recoge las células muertas de la piel. ¡Es muy arriesgado!

16. Esponja de baño.
Este relajante artículo que a todos nos gusta utilizar en el baño, está constantemente húmedo, por lo que puede almacenar gran cantidad de hongos y virus. ¡Si no quieres adquirir una infección, ¡nunca uses una esponja ajena!

17. Cepillo de dientes.
Las bacterias que viven en tu boca, no suelen dañarte, pero si te contagias con las de otra persona, pueden resultar muy peligrosas. ¡En el mejor de los casos, solo pescarás unas caries!

Para muchos, estas reglas pueden parecer algo primitivas. Después de todo, ¿quién no conoce que los objetos personales no deben prestarse? Aún así, hay situaciones en las que no hay tiempo para pensar en ellas… ¡Pero no debes olvidarlas nunca! Solo así evitarás poner en riesgo tu salud. Comparte esta útil información con tus amigos y familiares, para que conozcan los peligros de compartir un objeto personal con otra persona.