Anomalías sorprendentes

¡Difícil de creer, pero estas 5 personas con anomalías existieron de verdad! Increíbles…

De vez en cuando, la incansable naturaleza juega sus extraños y oscuros malabares con nosotros, los humanos, trayendo al mundo personas fuera de lo común, personas «especiales». Algunos los llaman fenómenos, otros les denominan raros, pero nada de eso les impide tratar de vivir una vida normal. ¿Pero cómo era su vida, cómo lidiaban con su excepcional forma de ser?

A continuación, te presentamos estas historias sobre 5 personas extrañas que vivieron a fines del siglo XIX y principios del XX. ¡Es imposible permanecer indiferente!

1. Ella Harper, conocida como «La mujer camello»
Esta chica obtuvo su apodo debido a una terrible patología ortopédica que curvaba sus piernas hacia atrás, obligándola caminar de cuatro puntos. A lo largo de su vida, Ella trabajó en el circo, ganando, por cierto, sumas considerables para su época — alrededor de $200 semanal. Murió en 1921 a la edad de 51 años.

2. Fenny Mills, apodada «Chica con los pies grandes»
Fenny padeció una anomalía llamada enfermedad de Milroy, o linfedema — una enfermedad congénita del sistema linfático. Esto provocó que las plantas de sus pies llegaran a medir ¡17 pulgadas (alrededor de 43 centímetros) de largo!

3. Tillett Morris («El ángel francés»)
En su adolescencia, este hombre sufrió acromegalia — una enfermedad que se asocia con la disfunción de la glándula pituitaria anterior, y se caracteriza por el crecimiento de los pies, manos y cráneo.

Sin embargo, este hombre no era ningún perdedor ni un hombre cualquiera. Se convirtió en dos veces campeón de boxeo en la categoría peso pesado, a comienzos de 1900, fue también una estrella de cine en la década de 1940.



4. Frank Lentini, también conocido como el «Inmejorable Lentini»

Frank nació dotado de una tercera pierna, absolutamente funcional, que resultó ser la secuela de un gemelo siamés, que no llegó a formarse totalmente. Durante su vida, el hombre trabajó en espectáculos de circo, y su condición no le impidió casarse y hasta ser padre de dos hijos.

5. Jean Liberra — «El hombre con dos cuerpos»
Este hombre era verdaderamente único, todo debido a un gemelo parásito que quedó pendido de su cuerpo, desde su formación en el cuerpo materno. Una radiografía de tórax que se le hizo ya siendo adulto, sorprendió a los médicos inmensamente, ya que identificó en su pecho una pequeña circunferencia cefálica – un diminuto craneo de 15 cm. Liberra incluso le puso el nombre a su gemelo — Jacks.

Todas estas personas fueron realmente únicas. Sin lugar a dudas, tuvieron que pasar por mucho en la vida, enfrentándose al trabajo, la incomprensión, curiosidad y el miedo de la gente, todo debido a la difícil época en que les tocó vivir. Es difícil imaginar cómo lo lograron, sin embargo, reconforta saber que su excepcionalidad ¡no les ha impedido en absoluto vivir una vida «normal» y formar sus familias!

¡Sorprende a tus amigos con estas fotos de fenómenos del comienzo del siglo XX!