Compartir

Accesorios de moda de la Edad Media

En cualquier momento de la historia, la gente hizo sacrificios en pos de la belleza. Pero las ideas sobre esta misma belleza siempre han sido diferentes. Cosas que hace apenas un par de cientos de años se consideraban normales, hoy podrían parecernos un verdadero salvajismo. Este material te ayudará a hacerte una idea más clara de lo anterior.

Hemos recopilado una variedad de accesorios utilizados antiguamente por aristócratas y otros miembros de la alta sociedad en todas partes. Muchos de ellos hoy en día no solo causan una sonrisa condescendiente, sino también una verdadera conmoción.

BOURDALOU

He aquí un pato especial decorado para mujeres, en el que saciaban sus necesidades naturales. Parecería que la cosa es muy delicada, pero las damas de esa época no eran nada tímidas. Diré más, en la corte de Luis XIV no usaron nada de eso en absoluto. Justo durante el baile, una mujer podía moverse hacia la pared, donde, al son de la música y frente a los ojos de todos, hacía todo lo que no es costumbre en la sociedad moderna recordar.

Vale la pena mencionar que tal cosa se consideraba un verdadero accesorio de lujo. Estaba hecho de porcelana o loza y decorado con elegantes cuadros.

PIELES DE RATÓN EN LUGAR DE CEJAS

Una moda similar existió en el siglo XVIII. Muchas mujeres se afeitaron las cejas (¿te recuerda algo?), y se pegaron pieles de ratones en su lugar. Al mismo tiempo, las colocaron en lo alto de la frente. Esto le daba al rostro una mirada burlona.

MOSCAS

En aquellos días, los lunares se ocultaban bajo una gruesa capa de polvo y se pegaban «moscas» en la cara, hechas de terciopelo negro, seda o cuero. Se dice que detrás de esto había un lenguaje completo en código, que hacía posible que los caballeros entendieran las sugerencias de la joven. Además, con la ayuda de moscas, intentaban ocultar rastros de enfermedades pasadas, como la viruela.

OJO DEL AMADO

Afortunadamente, en este caso, no usaron ojos reales, sino solo sus imágenes. Muy a menudo, estas miniaturas muy siniestras estaban hechas de marfil, en el que se pintaron con acuarelas.

Los ojos de los seres queridos se podían ver en broches, anillos y medallones. Inicialmente se inventó una cosita tan pequeña para ocultar al resto el objeto de adoración, pero luego comenzaron a encargar complementos similares con la imagen de los ojos de los maridos o los hijos.

BARCO EN EL CABELLO

‡агрузка...

Los peinados del siglo XVIII se distinguieron por su extravagancia. Los amantes de la moda podían usar peluches, jardines con árboles diminutos y figuritas en la cabeza. Fue entonces cuando comenzó a gozar de popularidad el peinado «Coeffure a la belle Poule», en el que se utilizó el modelo de la famosa fragata francesa.

Por supuesto, sentarse en el carruaje con ese peinado debía ser incómodo, por lo que un tal Leonard, que se desempeñaba como peluquero en la corte de María Antonieta, inventó un mecanismo de plegado especial que permitía hacer un peinado alto y bajo.

BOLAS PARA MEJILLAS REGORDETAS

Para hacer que las mejillas parezcan regordetas, a finales del siglo XVII se usaban bolas especiales en la boca. Por supuesto, aunque esto pareciera cosa de locos, estaba bastante de moda por aquellos días.

PINZAS DE ROPA PARA FALDAS

Un accesorio muy práctico teniendo en cuenta el tamaño de los outfits que llevaban las mujeres fashion de esa época. Tal dispositivo, que apareció por primera vez a mediados del siglo XIX (extraño que no antes), facilitó enormemente el movimiento y también protegió las faldas de la suciedad.

MASCARILLA SOLAR

Es ahora que la gente se desvive por usar varios autobronceadores para lucir más guapa. Anteriormente, la piel bronceada era sinónimo de un estatus bajo, como los campesinos. Los aristócratas hicieron todo lo posible para preservar la blancura de su piel. Por ejemplo, en el siglo XVI, comenzaron a usar máscaras negras especiales, que estaban hechas de terciopelo. Se usaban con mayor frecuencia durante los viajes.

BURBUJAS DE TABACO

Se trata de una botella especial, que, como ya habrás adivinado, contenía tabaco. En la tapa de dicho dispositivo se guardaba una cuchara especial hecha de metal, madera o marfil.

En Inglaterra, durante el reinado de la reina Victoria, se pusieron de moda diversas curiosidades chinas, entre ellas unas burbujas similares. Es interesante que los que fueron pintados, incluso desde el interior, fueron especialmente apreciados.

CAZADORES DE PULGAS

Hay dos variedades de este artículo. La primera parecía una pequeña caja con agujeros, dentro de la cual había un cebo pegajoso. Ella se veía algo así.

Además, algunos historiadores creen que las diversas pieles de animales, con las que a menudo se representaba a los aristócratas de esa época, cumplían la misma función. Sin embargo, no hay evidencia de esto. La piel de un animal muerto no atraerá pulgas, que dependen del calor corporal.

Desde la antigüedad, se creía que las martas y los hurones dan a luz a los niños por la boca, por lo que se han convertido en un símbolo de la inmaculada concepción. Quizás tales pieles fueron usadas como talismán por mujeres embarazadas o aquellas que querían tener un bebé. Es cierto que es posible que los cebos antes mencionados se colocaran dentro de tales pieles, combinando negocios con placer.

SPRAY DE POLVO

El propósito funcional de tal cosa está en su nombre. La mayoría de las veces, el polvo se rociaba sobre las enormes pelucas, que estaban de moda en esos días.

PEINE

En general, estas cañas se llamaban con la palabra francesa «grattoirs», que se puede traducir como «raspador». Imagínate que un peluquero le hiciera a una dama de aquellos tiempos un peinado impresionante por un dinero fabuloso. Por supuesto, ella querría conservarlo el mayor tiempo posible. Así que llevaron esas delicias en la cabeza durante al menos varias semanas.

Naturalmente, durante este tiempo, los piojos, pulgas y, en ocasiones, incluso ratones, que no podían resistir el olor a polvo de harina de arroz o de trigo, encontraron refugio en el cabello de los aristócratas. Para no estropear la creación del maestro, la anfitriona se rascaba la cabeza con un palo especial.

ESTUCHE PROTECTOR PARA PELUCA

En la Edad Media, verter agua o el contenido de los orinales desde la ventana, directamente en las calles, era algo común. Al mismo tiempo, las calles eran estrechas y las aguas residuales podían caer fácilmente sobre la cabeza de algún transeúnte.

Para evitar la contaminación, se comenzaron a usar cobertores especiales en la cabeza, que se usaban sobre el cabello o las pelucas. Por cierto, la moda de los sombreros de ala ancha duró tanto tiempo, en parte porque también cumplían una función protectora. Y el famoso lazo, cuando se quitaba el sombrero, no fue más que una forma de librar a la dama de los olores acumulados en el sombrero.

MINIKAKI

En general, no hay mucho de qué hablar aquí. Este es solo un artículo de cuidado personal extremadamente común en la Edad Media, que permitía limpiarse los oídos.

VINAGRETA O VINAGRE

Esto es algo así como un remedio que ayudaba a la dama a no desmayarse. Imagínate lo difícil que era respirar entre todos esos corsés, sin los cuales no podía salir una fashionista de esa época. Dentro de estas cajas había una esponja empapada en vinagre. Si la dama sentía que estaba perdiendo el conocimiento, entonces inhalaba vapores que la ayudaban a no caerse.

Repetidas veces he escuchado los sueños de personas a las que les gustaría ir a la Edad Media para ver todo el lujo de aquellos tiempos. Quizás valga la pena reconsiderarlo, porque incluso los aristócratas más ricos no vivían tan dulcemente según los estándares de nuestros días.

¿Qué opinas tú al respecto? ¿Te gustaría darte un saltico al pasado? Cuéntanos en los comentarios, y no olvides compartir tu opinión y este enlace con tus amigos de las redes sociales.

Загрузка...