13 graciosas venganzas

13 razones que demuestran por qué es mejor no comportarse como un idiota.

Desde la antigüedad, la ley popular siempre ha seguido los principios de la venganza. Seguramente has escuchado hablar de la frase: «Ojo por ojo, diente por diente», ¿verdad?

De acuerdo con este principio, el castigo de un delincuente debería pesar lo mismo que el crimen cometido. Pero, también, los parientes del «muerto» tendrían derecho a tomarse la ley por sus propias manos.

Nuestros protagonistas de hoy sí que creen en este principio, aunque no lo llevan tan a los extremos de antaño. Sin embargo, es válido recordar los consejos del sabio Mahatma Gandhi: «Ojo por ojo, ceguera del mundo». No obstante, no te hará daño disfrutar de estas 13 divertidas venganzas…

  1. La venganza de los nerds

    Durante una lección, un chico nerd puso en su lugar a una estudiante tonta. Chica tonta: «Diablo empollón». Maestro: «Basta, que este podría ser tu jefe algún día». Botánico: «Difícil, yo no voy a ser un proxeneta». Toda la clase se vino abajo…

  2. Puso a la estúpida mamá en su lugar

    «Como psicólogo, suelo trabajar con niños que tienen problemas de desarrollo, y, con frecuencia, voy con mis jóvenes pacientes al centro comercial. Uno de ellos, Cina, es autista. Al niño le encanta la música, así que nos detuvimos por varias horas en el departamento de música. Allí, las mujeres tocaban el piano, y él se ponía de pie y aplaudía.

    En una ocasión, se nos acercó una mujer, acompañada de un niño, y nos pidió calmar al pequeño Cina, pues, a su entender era muy escandaloso y estúpido para salir a la sociedad. Luego se fue a la pianista, y le pidió que dejara jugar en el piano a su «virtuoso hijito».

    La pianista le respondió que los visitantes no reciben ese trato, y le pidió que se fuera lejos con su «hijo excepcional». La madre se quedó, de pie, clavada en el suelo».

  3. ¿Te gusta a tirar la basura? ¡Toma eso!

  4. Ella no perdona la infidelidad

    «Cuando yo y mi ex-marido todavía estábamos casados, comencé a sospechar que él me era infiel. Un día, encontré en su auto un paquete de condones. Entonces, perforé cada envoltorio, y los mantuve durante una hora en el jugo de un chile habanero muy ardiente. A continuación, en silencio, volví a colocar los paquetes de condones en su lugar.

    Cuando mi marido me dijo que iría a ayudar a su madre durante 3 horas, por dentro me eché a reír. Al regresar, corrió hacia el congelador, en busca de hielo, para calmar el terrible ardor en la ingle. Al rato, me llamó mi amiga, y me comentó que, luego de haber tenido sexo con su novio, todo le ardía todo su interior…

    Ahora, no tengo ni marido ni amiga».

  5. Abuela traviesa

    «Estoy cansada de las eternas disputas debido a mi herencia. Aquí va mi lección para todos: Voy a colocar anuncios pre-pagados con mi foto en todas las revistas del estado. ¡En todas!».

  6. Corazón travieso, ¿Qué tú crees?

    «Yo trabajaba como salvavidas en el parque acuático, que recibía a miles de visitantes cada día. Allí, había mesas, donde las personas podían comer de forma rápida, y ponerlas en libertad para otras personas.

    Un día, una mujer tomó 2 mesas y sillas, como para 8. Al ver que ella no pensaba irse, me acerqué y le pregunté para hacer espacio. Ella me dijo que tenía un mal de corazón. Entendí, y la dejé allí tranquila…

    Esa misma tarde, vi a esa misma tía, con sus amigos, montar en un tobogán. La detuve, diciéndole que esa atracción era un poco extrema para un corazón enfermo (recuerda que mi función era salvar vidas). La mujer comenzó a afirmar que su corazón se encontraba bien. Pero yo fui inflexible. ¡Deberías haber visto su cara!».

  7. Lugar de los perros callejeros. Un conductor le dio una patada a uno de ellos. Este volvió con ayuda, para hacer estragos en su coche.

  8. El idiota del parque. ¡Y recibo de su merecido!

  9. El tatuaje de la memoria

    «Mi novio me engañó, y yo me enteré. Decidí castigarlo, ofreciéndole hacernos un tatuaje como símbolo de nuestro amor. Tan pronto como se rellenó su tatuaje, me di la vuelta y me fui».

  10. Sorpresa en el inodoro

    «Dormí con una chica, y a la mañana siguiente, ella me hizo saber que todo había acabado, porque ella tenía novio. Os adjunto una nota, que coloqué en la parte inferior de la tapa del inodoro. Espero que lo lea.

    La nota decía: «Esta chica me dijo que tenía novio, sólo después de que tuvo relaciones sexuales conmigo. Si yo estuviera en tu lugar, me gustaría saber acerca de esto, hermano…».

  11. No dejes a tu perro solo en el coche. Es posible que lo lamentes.

  12. ¿Y quién es el tonto?

  13. Mi amigo cambió su tatuaje después de su divorcio. Decidió mostrar cómo su mujer había cambiado con los años.

La venganza es un plato que se sirve frío. Sin embargo, a veces es mejor dejar todo su peso en manos del destino. Después de todo, la vida da muchas vueltas, y al final, todo termina ocupando su lugar.

¿Qué experiencia te resultó más impactante? Escríbenos tus comentarios, y comparte este enlace con tus amigos de las redes sociales…