Hombre castiga a los insolentes

Los pillos hacían sus necesidades en la puerta de ese hombre. ¡Y tuvo una brillante solución!

Las personas que viven cerca de la discoteca, estación de trenes o un restaurante popular, conocen bien esta situación. No sólo se trata del ruido que día y noche reina en esos lugares, también de los personajes poco confiables que andan alrededor.

El hombre que creó este video, sufría mucho por la desfachatez de los patanes que frecuentaban un establecimiento cercano. Por alguna razón, estos decidieron que su casa era una filial del baño público. El hombre ya estaba cansado de lavar las paredes de su casa, hasta que un día, se le ocurrió un manera ingeniosa de ahuyentar a los descarados.

En varios lugares debajo del techo, el dueño fijó las cámaras ocultas e instaló la manguera de agua, convertiéndola en una ducha improvisada, con un mando a distancia. ¡Apuesto a que los sinvergüenzas se llevaron una tremenda sorpresa, al sentir un flujo repentino de agua en un momento tan inconveniente!

Seguramente, después de una ducha similar, pensarán mil veces antes de hacer sus necesidades en la propiedad de otra persona. Nota que el hombre nunca abrió el agua antes de lo necesario, solo cuando las intenciones de los extraños se ponían claras como el cristal. ¡Ahora su casa, definitivamente, ya no será más utilizada como baño gratuito!

¿Encontraste divertido este video? ¡Muéstraselo a tus amigos!