Visitantes no deseados

A qué y a quién enfrenta el personal del hotel. Los huéspedes espeluznantes…

El momento en que abandonas el acogedor hotel, y el maitre con una agradable sonrisa te desea todo lo mejor, a tu mente repentinamente viene un pensamiento – ¿será justa la amabilidad de este hombre? Ayer no te comportaste muy bien que digamos: fuiste grosero con la sirviente, llevaste a la exasperación al administrador, expresaste tu descontento en todo. Tal vez este chico estará pensando: «¡Fuera ya, y no te atrevas a volver!»

Bueno, la próxima vez serás un visitante normal. Pero, créeme, tu caso no va en ninguna comparación con otros, sobre los cuales te puede contar el personal de los hoteles y moteles. El sitio web del proyecto social Reddit ha reunido los numerosos testimonios de los conserjes de todo el mundo, los cuales dejan aquí sus historias. ¡Dios nos guarde de este tipo de clientes!

Hombre-torta
«Llamamos a este chico — pastel. Simplemente se instaló, pagó en efectivo e inclusó dejó $ 100 de depósito de garantía. Cuando la moza de limpieza entró a limpiar su habitación, encontró en el baño las tortas y los pasteles de la panadería cercana. El chico llenó de crema todo lo que pudo alcanzar. Lo entramos en la lista de los invitados no deseados. Como es lógico, no volvió a aparecer».

Una compañía extraña
«Fue en mi turno de trabajo… Yo estaba en la recepción, cuando un huésped se acercó a mí y me preguntó si podían pasarlo a una habitación más grande. ¡Él explicó que debía acomodar a… 11 muñecas sexuales! Nosotros casualmente teníamos libres apartamentos para los recién casados…»

El chico aficionado a la porno
«Aquel número estaba ocupado por un hombre joven, que de las pertenencias sólo tenía una grabadora de vídeo y una caja bastante grande. Apenas él cerró la puerta, como comenzaron las quejas: los otros huéspedes empezaron a quejarse por el ruido. De hecho, de la habitación se escuchaban los gritos desgarradores. No quedaba nada por hacer — llamamos a la policía. El número estaba lleno de juguetes sexuales y una montaña de videos de porno.

El chico no volvió por sus pertenencias…»

El agua de la taza del baño
«Llama una mujer y dice: “Tengo en la taza del baño, en el agua, unas extrañas burbujas”. Le propongo simplemente descargar la taza, pero ella decide descender y mostrarme estas burbujas. Pensé que estaba bromeando, pero en cinco minutos ella realmente bajó con un vaso de agua en las manos. “¡Oh, aquí hace un momento había burbujas!” ¿Qué le podía decir? Traté de explicarle que era algo normal».

Ritual
«En realidad, no había nada de raro: simplemente traje la comida a la habitación. Llamo a la puerta, y veo que en la cama yace una mujer. Esto sucede a menudo… Pero lo raro del caso no era esto, sino que en la habitación, aparte de la mujer, se encontraban 7 hombres semidesnudos que estaban parados en diferentes lugares, y en silencio, miraban a la cama. No sé de qué se trataba, pero admito que realmente me asusté».

Huida
«Aquel día se hospedó una familia con dos niñas menores de 10 años. El padre pagó en efectivo por dos noches, y todos se fueron a la habitación. Dos días después, ellos se negaron a pagar la suma adicional, tampoco se disponían a dejar el número. Al final, llamamos a la policía. La familia huyó, antes de que logramos alcanzarlos. En la habitación hallamos un montón de ropas de bebé, ensangrentadas. Con suerte, las niñas estarán bien…»

Amurallada
«En esta habitación, durante mucho tiempo nadie se hospedaba. Y cuando finalmente ahí se instaló una pareja casada, enseguida me llamaron a mí y al gerente – la razón era un terrible olor en la habitación. Hemos registrado cada rincón, pero no encontramos nada… hasta que empujé la cama. De la pared se desprendió una pieza, y del orificio apareció el cadáver de una prostituta local. Al parecer, el huésped anterior la había matado».

Una señora con langostas
«Era una dama muy respetable, solo que el maitre se equivocó… Él pensó que ella se había ido a por sus cosas, y me envió a limpiar su habitación. La habitación realmente estaba vacía, pero cuando entré al baño, casi me caigo: en la bañera estaba sentada, completamente desnuda, la visitante, y de sus pezones se agarraban… ¡dos enormes langostas!»

La cena
«En nuestro hotel sucedió un caso impactante. Una pareja de adultos mayores estaba hospedada en aquel momento. Han pedido una cena muy cara y estaban pasándola muy bien. Por la mañana en la puerta, hemos encontrado una nota: “No entren, llamen a la policía”. Al final, resultó que se tragaron pastillas para morir juntos. Todo porque el marido estaba enfermo de algo incurable…»

Trata de ponerte en lugar de alguien del personal del hotel. No me habría gustado ser testigo de algo similar. ¿Y tú, qué piensas al respecto? No olvides compartir este artículo con tus amigos y allegados, para que se enteren de lo que sucede a veces en hoteles…