Viejecita recibe un millón

Esta mujer, de 86 años, vivía en una vieja casa de campo. Pero, un día, recibió una extraña carta…

¿Quién, al menos una vez en la vida, no ha imaginado lo que haría, si tuviera un millón de dólares?

Algunos gastarían esta cantidad cuidadosamente, en aras de cumplir sus metas y sueños. Otros abandonarían el trabajo, y partirían a viajar por el mundo. Sin embargo, pocos habrían hecho lo que esta modesta jubilada serbia, María Zlatich.

El mundo entero se agitó al descubrir lo que inesperadamente había caído en las manos de una anciana mujer de 86 años, que vivía en una aldea remota.

Esta historia comenzó en 1956. Para ese entonces, María era una bella joven, quien, junto con su marido Momchilo, fue a probar suerte desde Yugoslavia a la lejana Australia. Sus fondos no eran malos, incluso la pareja tenía su ciudadanía allí. Pero, un año y medio después de la mudanza, María se vio obligada a regresar.

La madre de la mujer cayó gravemente enferma, y María tuvo que comenzar a cuidarla. Al principio, Momchilo la apoyó fuertemente, le escribió cartas y la ayudó con dinero. Pero, el tiempo pasó, y la pareja, estando en continentes diferentes, comenzó a alejarse.

Unos años más tarde, María descubrió que Momchilo tenía otra mujer. Entonces, la mujer decidió que no había necesidad de regresar a Australia. Cuando la madre finalmente murió, María Zlatich comenzó a vivir sola en la casa que su madre le dejó. La mujer no abandonó su pueblo natal en más de medio siglo.

De vez en cuando le llegaban dudosos rumores de Momchilo. Los vecinos imputaron que el ex-marido de María resultó ser un talentoso hombre de negocios, y que con el tiempo se convirtió en millonario. La mujer, simplemente no quería saber nada de su infiel esposo, y no cayó en las historias de vecinos.

Por muchos años, María vivió en una vieja casa, en las afueras del pueblo. La mujer era una ermitaña, cuya compañía se resumía solo a los perros. La solitaria anciana vivía de una pensión de 100 dólares, que recibía como ciudadana de Australia, y sus compasivos vecinos le ayudaban a con el trabajo doméstico.

Sin embargo, recientemente, los periodistas han hecho del pueblo de María un destino frecuente. Resulta que Momchilo realmente se volvió millonario, y hasta su muerte, siempre recordó a su primer amor. Habiendo muerto, el hombre de negocios dejó a la ex esposa una parte considerable de su fortuna.

Los vecinos acudieron a la delicada anciana por ayuda para resolver sus problemas legales. Más tarde se supo que la señora obtuvo una propiedad de un millón de dólares en total.

Para María, el dinero, los valores materiales y bienes raíces no significaban nada. La mujer de 86 años de edad fácilmente abandonó el regalo del destino, donando su herencia a sus vecinos del estado y conocidos. «Tendré suficiente agua, pan y leña para el invierno», dijo la jubilada a los reporteros.

María dice que la hora de ir al otro mundo no está muy lejos. Y allí, el dinero ya no le será útil. Mucho más importante fue para la mujer el hecho de que su Momchilo la recordó toda su vida. ¡La anciana estaba feliz de saber que su marido nunca la olvidó!

¿Qué piensas de esta asombrosa historia? ¿Cómo evalúas el acto de María? ¿Harías lo mismo que ella, en su situación? Comparte tus pensamientos en los comentarios, y el post con tus amigos…