Ver y no creer

Este gracioso experimento comprueba que no siempre hay que creer lo que ven tus ojos… ¡Que clase de descubrimiento!

Nuestros ojos están provistos de una poderosa herramienta — la visión periférica, que nos permite percibir todo lo que está a ambos lados de nuestro campo visual principal. Resulta muy interesante que somos capaces de ver con nuestra visión periférica, en un rango de 190 grados. Pero también es cierto que no siempre resulta ser perfecta, a veces, nos hace percibir cosas que en realidad no existen. Anímate a realizar este pequeño pero interesante test que te ofrece Quepasada.cc.

Solo necesitas mirar fijamente la pequeña cruz que se encuentra en el centro de la imagen abajo, y te sorprenderás al notar como cambia tu percepción de los rostros de estas celebridades, modificándolos totalmente hasta volverlos irreconocibles.

1

Sus rostros parecen monstruosos ¿no crees? Y si miras la crucecita por un periodo de tiempo prolongado, más se distorsionará la imagen. ¿Por qué sucede eso? Veamos:

La retina de nuestro ojo, posee una zona llamada mácula lútea (área especializada en la visión fina de los detalles), esta importante zona nos sirve para leer y distinguir los rostros. En ella se localiza la mayor cantidad de receptores que nos permiten ver claramente un área determinada. Es increible, pero esta área constituye solo el 10% de nuestro campo visual total (todo lo que nos es posible ver).

En nuestro test, el campo visual principal está vacio, solo nos concentramos en la pequeña cruz, por lo que nuestro cerebro intenta captar toda la información posible de los alrededores (o sea, de las imágenes de las celebridades, a ambos lados de la cruz). Como no nos centramos en estas imágenes, nuestro cerebro no las considera «confiables» e intenta unificarlas en una sola imagen, procesándolas en un período de tiempo muy corto. Como el resultado, se pierde nuestra capacidad de reconocer los rostros, por lo que finalmente vemos un «monstruo», producto de la combinación de los rasgos de varios personajes.

¡¿No es sorprendente?! Comparte este interesante artículo con tus amigos.