Una alfombra de toallas afelpadas

Seguimos reutilizando: Regala una segunda vida a tus toallas enfelpadas, ¡el resultado te encantará!

Siempre quería tener una alfombra afelpada en mi cuarto de baño, en busca de la cual andaba por las tiendas, escogía… ¡Pero cuando vi el precio, mi entusiasmo se evaporó! Sin embargo, resulta que una cosa así, simpática y acogedora, se puede hacer a mano —¡de unas toallas afelpadas!

En mi armario justo había algunas en desuso, un poco desteñidas después de numerosos lavados. El tiempo de vida útil de las cosas se acaba tarde o temprano, sobre todo si las usamos con frecuencia…

Una alfombra de toallas rusas

NECESITARÁS:

  • 3 toallas afelpadas,
  • tijeras bien afiladas,
  • una aguja,
  • hebras de hilo de colores convenientes,
  • un poco de inspiración.

Atención: mientras cortas las tiras, pueden soltarse pequeñas fibras, así que es recomendable cubrir el suelo con algo, por ejemplo una pieza de hule.

Esta alfombra de toallas afelpadas se verá ideal en cualquier habitación: tanto en el dormitorio como en el cuarto de baño o el cuarto para niños. Es muy suave y agradable para los pies de niños…

¡… y no solo de niños!

Si lo haces con amor e inspiración, te saldrá una obra maestra de diseño super original, en tan solo una tarde y sin gastar nada de dinero. Y de paso, ¡desocuparás tu armario!

¡Ahorra con sabiduría! Y no olvides de compartir esta genial y útil idea con tus amigas que gustan de artesanía!