Un imbécil viaja a Turquía

La familia entera perdió el vuelo a Antalya, debido al impudente comportamiento del padre. ¡Las fotos han revolado la Web!

Acerca de cómo algunos turistas rusos se comportan en los complejos turísticos de tercer mundo, especialmente en Turquía y Egipto, hay leyendas. Los «all-inclusive», acompañados de la ingestión de ríos de alcohol local barato, las veinticuatro horas al día, atraen a muchos.

Los turistas eslavos, cuando están de vacaciones, mayormente y por alguna razón inexplicable, piensan que todo el mundo está en deuda con ellos. ¡Y no es para menos: «Pasé todo el año trabajando duro, así que merezco pasar mis vacaciones como un rey!»

Es por eso que consideran normal en el comedor poner comida en bolsos pequeños, llevarla fuera del hotel (incluso si está escrito claramente que está estrictamente prohibido), y beber alcohol al mediodía cerca de la piscina llena de niños.

Por supuesto, no hablamos de toda la nación rusa, pero hay que admitir que la actitud despectiva hacia «el turista russo» no apareció de la nada. A menudo, se hacen sonar las noticias de borracheras al lado de las pirámides centenarias, los tragos de vodca para el desayuno, orgías en la playa pública o maltratos al guía camino a Estambul…

¡Y eso no es todo! Algunos personajes singulares se las arreglan a estropear sus vacaciones, ¡incluso, sin siquiera empezarlas! Se creen con el derecho de llevar artículos o alimentos prohibidos, ser groseros con el personal del aeropuerto, entrar en el control aduanero en estado de embriaguez y… perder autocontrol. El «héroe» de este artículo es de la categoría de los últimos.

En el video escandaloso que recién apareció en la red, una familia de cuatro personas en el aeropuerto de Tolmachev intentaba de ir de vacaciones a Antalya (Turquía). A primera vista, se trataba de una familia rusa decente: la madre, el padre y dos hijos.

Sucede que, en el momento de pasar por el control, el padre de la familia que, por cierto, se encontraba en un terrible estado de borrachera, le formó una pelea bastante desagradable a la oficial controladora. Por supuesto, la decisión prudente de la joven fue llamar a la policía. Su acción fue acompañada de un selecto y ofensivo río de palabras malas, daños a los dispositivos, lágrimas y gritos de los niños… En fin, igual que en un drama policiaco tradicional ruso con un trágico final.

Es verdaderamente impresionante la reacción, no tanto del hombre, que evidentemente estaba fuera de sus cabales, sino de la madre de la familia, temerosa de su marido, que trataba de defenderlo a toda costa, y de la pequeña hija que, pese a su poca edad, intentaba calmar a su enfurecido progenitor.

Sobra decir que la desdichada familia no pasó el control de aduana, y Turquía esta vez se ahorró un viaje de los turistas insolentes. Incluso en el punto de detención, el padre detenido se comportó de una manera extremadamente agresiva. Los comentaristas destacaron que la más cuerda y adecuada de esta «familia Adams» resultó ser la pequeña hija.

Por desgracia, el comportamiento inadecuado de los visitantes en los sitios turísticos no es una historia infrecuente. ¿Y tú, qué piensas de la situación? ¿Has sido testigo de algunos casos como este en tu ciudad o pueblo? Escríbenos en los comentarios abajo.