Tumba abandonada fuera del cementerio

Dos hermanos encontraron una tumba abandonada fuera de la valla del cementerio. Su antiguo secreto fue espeluznante…

Keith y Les Bergquist, como corresponde a todos los niños sanos y activos, recorrían de arriba abajo todos los barrios de su ciudad natal. Los hermanos jóvenes ocuparon muchos misterios, pero hasta la edad madura han permanecido interesados en uno solo.

Como la mayoría de los niños locales, los chicos estaban intrigados por la tumba ubicada justo detrás de la valla del cementerio. Keith y Les llevan tiempo tratando de descubrir por qué Johan August Lunnberg no fue enterrado donde todos. Solo en la adultez, los hermanos encontraron la respuesta.

Descubrieron, por cierto, y los detalles del caso Lunnberg. El padre de los chicos les contó que su abuelo una vez le había comentado que aquel funesto día, el padre afligido puso el cadáver de su hijo en la carreta y lo sacó fuera del cementerio, para despedirse del difunto…

La razón por la cual a Johan se le prohibió enterrar en el cementerio local era simple. El pobre murió por un suicidio.

En el mundo cristiano, a aquellos que se quitaron su vida, no se permite enterrar en la tierra consagrada. En las tumbas de estas personas no se puede poner una cruz, y ni siquiera se recomienda el acompañamiento del entierro de los desafortunados.

Se considera que los suicidas, privándose de la vida, desprecian el mayor regalo del cielo. Además, según las creencias, ¡se van directamente al infierno!

Los hermanos Keith y Les descubrieron qué había llevado a Johan al suicidio. Revisando los archivos locales, encontraron que el joven herrero no estaba bien. Lunnberg sufría de un trastorno mental. Los periódicos de la época simplemente tildaron al pobre de «loco» y «maníaco». Es terrible imaginar cómo una persona enferma que no recibía ningún tratamiento, podía vivir en aquellos oscuros tiempos.

Después de la reflexión, los hombres decidieron restaurar la justicia. Lo que no esperaban Bergquists es que toda la comunidad local se dispuso a ayudarles en esto. La ciudad puso en memoria de Johan un monumento, una lápida en el cementerio local. Y el sacerdote de la iglesia luterana, que está a cargo del cementerio, leyó un pequeño sermón en memoria del difunto.

Ahora Johan descansa al lado de los cuerpos de sus padres. ¡Con esto inconsolable padre del difunto solo podía soñar en su época!

Algunos de los que conocieron la historia de Johan, opinan que la lápida con su nombre no debería haber estado en el cementerio, que el recuerdo de un suicidio no tiene lugar en el terreno consagrado. Otros, por el contrario, creen que los hermanos Bergquist hicieron todo bien.

¿Y tú, qué piensas de esta historia? ¡Comparte tu punto de vista en los comentarios!