Truco para enseñar al niño a no interrumpir

¡Aprendiendo esta seña cariñosa, ya tu hijo no te va a molestar en medio de una conversación!

¿Qué padre no se ha encontrado, alguna vez, en la situación de ser interrumpido por su pequeño hijo durante una conversación, y a veces de forma bastante insistente e insolente? Esta situación suele ser muy incómoda, sobre todo cuando necesitas concentrarte en la conversación. Pues bien, Quepasada.cc te propone una solución tan simple como adorable, que no solo te ayudará a resolver ese problema, de una vez por todas, también fortalecerá los lazos de amistad con tu hijo. Esta técnica fue empleada por una mamá que ha logrado excelentes resultados y está animada a compartirlos con todas las mamás. Aquí está la experiencia de esta amiga:

«En una ocasión, visité la casa de una amiga, y mientras charlábamos, su hijo de tres años se acercó para decirle algo. En vez de interrumpir, el niño puso suavemente su mano en la muñeca de su mamá y se dispuso a esperar. Mi amiga, sin dejar de lado la conversación, colocó su mano sobre la manita del niño, y solo cuando terminó de hablar, se giró hacia su pequeño.

¡Me quedé absolutamente impactada con esta reacción! ¡Fue algo tan sencillo y tan tierno! Su hijo esperó pacientemente a que mamá acabara la frase, y luego ella le prestó toda su atención durante un momento.

Luego le comenté esta experiencia a mi esposo, e inmediatamente decidimos usar esa técnica en nuestra familia. Nos reunimos con nuestros hijos y les explicamos que si, en algún momento, quisieran decirnos algo mientras estemos conversando, solo tenían que colocar su mano sobre nuestra muñeca y esperar un poco. ¡El resultado fue asombroso! En muy poco tiempo, nuestros niños dejaron de interrumpir nuestras conversaciones.

Las desagradables frases como «no me interrumpas», «no te metas en la conversación» o el sencillo «espera un momento», se han vuelto cosa del pasado. Todo fue cuestión de tacto, así de simple».

¡Mágica solución! Resulta que no es tan difícil lograr que nuestros chicos aprendan el maravilloso arte de la educación. Sin gritos, ni palabras feas, ni un ceño fruncido… Los niños aprenden con más facilidad a esperar su momento de atención, con palabras y gestos amables, si les brindas la oportunidad de comprender lo que se espera de ellos. Recuerda que tu hijo pequeño aún no sabe cómo comportarse correctamente. Guiarlo y enseñarle como debe actuar, es tu responsabilidad, y la mejor forma es, si lo haces con cariño y ternura. Comparte este adorable truco con tus amigos padres, para que puedan educar a sus hijos, en un ambiente armonioso y feliz.