Rescatan al bebé encerrado en el carro

Este bebé se encerró accidentalmente en el coche y agarró el volante… Cinco bomberos se esforzaban por rescatarlo…

Un rescate sorprendente tuvo lugar recientemente en Cornwall, Reino Unido. Este bebé sonriente fue rescatado por un grupo de bomberos después de que los valientes hombres libraron toda una lucha por rescatarlo de un coche cerrado… Mientras el pequeño los miraba, muy contento, por cierto, ¡desde el asiento del conductor!

El pequeño Brandon Emery, de 14 meses de edad, sonreía adorable cuando agarró el volante del Rover Streetwise de su madre, tras encerrarse accidentalmente en su interior. Su madre, Kirsty Green, de 27 años, describió al equipo de rescate de la Estación de Bomberos de la Comunidad de Bude, Cornualles, como «increíbles» y «de mayor crédito en la comunidad».

La madre contó que había estado de compras con su pequeño hijo en Lidl el viernes por la tarde. Para acabar de descargar las bolsas de comestibles en el maletero, colocó a Brandon en el coche, dejando la puerta entreabierta. De alguna manera, el pequeño se las ingenió para bloquear las puertas del vehículo.

«Mi hijo estaba sentado en el pequeño asiento del carrito de compras, pero no todos los asientos tienen las correas, por lo que él siguió tratando de ponerse de pie.

Decidí poner a mi hijo en la parte trasera del coche, mientras estaba descargando las compras. Apurada, accidentalmente deje las llaves del carro en el maletero… Acto seguido, horrorizada, vi como las puertas del carro quedaron bloqueadas, después de que Brandon empujara las cerraduras centrales del coche», — contaba la madre.

Luego agregó: «Me entró un poco de pánico en un primer momento, me preguntaba cómo iba a sacarlo, pero por suerte, otros compradores rápidamente vinieron a ayudarme, y una señora que trabaja en Lidl, llamó al 101».

La tripulación de rescate llegó en cuestión de minutos. Utilizaron, al principio, pequeñas herramientas manuales para abrir la puerta, pero finalmente tuvieron que derribar la ventanilla trasera del coche. La madre accedió, después de ver que Brandon agarró una moneda de dos peniques y se la metió en la boca… ¡Vaya el pequeño diablillo!

Los miembros del equipo de rescate confirmaron que Brandon fue rápidamente liberado del coche y devuelto a su madre sin lesiones.

¡Sorprendente historia de rescate! No cabe duda de que con los pequeños, hay que tener todo el cuidado del mundo. Escribe tus comentarios y no olvides compartir este artículo con tus amigos padres.