Puente que se convierte en un túnel

Este puente aparenta desaparecer bajo el agua. Pero la realidad es mucho más intrigante…

A través de la historia de nuestro bello mundo, se han creado ya tantos proyectos arquitectónicos asombrosos, que a veces te preguntas, ¿cómo la mente humana alcanzó a imaginar todo esto? Hoy ¡Qué pasada! quiere presentarte una de las creaciones más asombrosas del ingenio humano, erigida en la frontera de los siglos. Se trata del puente de Oresund, que conecta la capital de Dinamarca, Copenhague, con la ciudad sueca de Malmö.

Lo inverosímil de esta creación consiste en el hecho de que una parte del puente sencillamente desaparece bajo el agua. Imagina que estás viajando por el puente en tu coche, y de pronto te encuentras a ti mismo ¡debajo del agua! En realidad, no hay de qué preocuparse, tu sólo estás entrando por un túnel subacuático. Pero la magnitud de esta obra es realmente impresionante…

El puente fue abierto 1 de julio del 2000.

El proyecto se hizo realidad, gracias al ingenioso diseño del arquitecto danés Georg Rotne.

El puente tiene una longitud de 8 km, que luego continúa por otros 4 km más, pero en forma de túnel.

Para que el puente «se volviera» un túnel, hubo que crear una isla artificial.

El material para la creación de la isla fue sustraído del fondo marino.

La mayor parte del túnel de hormigón fue construida en tierra y luego trasladada al lugar de la construcción.

¡El milagro de la arquitectura moderna, en su esplendor!

No hay dudas de que esta idea que pudiera parecer fantástica, es absolutamente genial. Un puente, ¡que «se sumerge» en el agua! Si también te encantó este proyecto, no olvides de compartir estas maravillosas fotos con tus amistades, para que también admiren esta impresionante construcción.