Por qué los ingleses no mezclan el agua fría y caliente

¿Sabías que, en Inglaterra, los grifos para el agua fría y caliente están separados? He aquí el por qué…

Inglaterra es famosa por sus tradiciones excéntricas. Basta solo mirar como sus autos van en dirección contraria… Pero, tal vez, la mayor sorpresa de todas, se la lleve un turista en el cuarto de baño, cuando, por primera vez vaya a lavarse las manos.

Todos conocemos y hemos disfrutado de los mezcladores de agua. ¡Y es que resulta muy conveniente darle el punto de temperatura exacto a ese preciado líquido, antes de que caiga sobre las manos! Sin embargo, en este país del Reino Unido, no es así. Allí los grifos para el agua fría y caliente están separados, y bien separados…

Entonces, ¿A qué se debe esta extraña tradición? ¡Qué pasada! ha decidido investigar un poco, para arrojar algo de luz sobre el asunto. ¡Resulta que sólo hay tres razones que explican esta separación!

  1. Razón № 1 – Es lo legislado
    A nosotros nos puede parecer extraño, pero en el Reino Unido existe una ley que prohíbe la mezcla del agua caliente y fría. Esto se debe a que no hay calefacción central y caldera para el agua corriente.
     

    Cada casa está equipada con una caldera interna. Anteriormente, los recipientes destinados a almacenar el agua caliente no estaban hechos de un metal de muy alta calidad, por lo que se oxidaban fácilmente, y se contaminaban. Debido a esto, el agua no era apta para beber. Para proteger a las personas del envenenamiento, surgió esta ley, que prohíbe mezclar el agua fría y potable con la caliente del depósito.

  2. Razón № 2 — Es la tradición
    Los ingleses no se lavan como nosotros. En lugar de lavarse con agua corriente, ellos abren ambos grifos, y llenan el recipiente. A continuación, lavan sus manos o se lavan a sí mismos, como si de una cuenca se tratara…

    ¡Después de lavarse las manos sólo se limpian con una toalla, sin enjuagar! Lo mismo ocurre después de tomar un baño. Los platos se lavan exactamente igual, y sin enjuagar, y se ponen en la secadora.

  3. Razón № 3 – Es más económico
    Y esta es la última explicación, puramente racional. Con un mezclador, la persona simplemente abre las válvulas, selecciona la temperatura deseada del agua, y luego comienza a lavarse las manos. Esto se traduce en despilfarro del preciado líquido, directo a la red de alcantarillado… En Inglaterra, esta extravagancia no pasa.

 
Así es como se explica esta moda puramente británica. Comparte esta información con tus amigos, sobre todo con aquellos que estén interesados en conocer más de cerca este interesante país.