Una caja misteriosa...

De la caja salía un olor terrible… ¡Cuando la abrieron, vieron ESTO!

Un día los trabajadores de un centro veterinario en San José encontraron en el umbral de la puerta una caja misteriosa. La caja despedía un olor sumamente desagradable. En su interior estaba oculto, atemorizado, un perro. Estaba claro que hacía mucho tiempo que del pobre animalito no se ocupaba nadie: tenía pelo enredado, y una gran herida atravesaba su cuello.

El animalito, como era de esperar, recibió el nombre de Pandora, e inmediatamente, los trabajadores de la la clínica se hicieron cargo de ella. Primeramente la pelaron. Seguidamente le examinaron la herida y las demás lesiones, y se dieron cuenta de que una cirugía era inevitable.

Bajo la anestesia general, a Pandora le eliminaron varios tumores, uno de los cuales era canceroso. Afortunadamente, después de la operación, los signos de la enfermedad desaparecieron.

Cuando Pandora estuvo completamente recuperada, se le encontró un nuevo hogar. Se puede apreciar en las fotos, lo feliz que se siente ahora en su nuevo hogar, lleno de amor y cariño. ¡Pandora, sin dudas, se lo merecía!

¡Si te emocionó la historia de Pandora, asegúrate de compartirla con tus amigos y conocidos que utilizan las redes sociales!