Perrita en una maleta

Al principio pensaron que en la maleta estaba un perro muerto. ¡La realidad era mucho peor!

Un terrible descubrimiento se produjo en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, España. En cuestión de horas, la comunidad local quedó estremecida. Una patrulla encontró una maleta vieja, tirada en un contenedor de basura. Mirando el interior, los agentes pensaron, al principio, que se trataba de un perro muerto. Sin embargo, después de unos segundos, se hizo evidente – el desdichado animalito estaba vivo.

Algún desquiciado metió en una maleta vieja a un mugriento pit bull, sin molestarse en comprobar si el perro seguía vivo. Luego arrojó la terrible carga en un contenedor. Afortunadamente, las roturas en la cobertura de la maleta permitían que el animal respirara.

Los defensores de los animales tampoco fallaron — el pobre animalito fue encontrado justo 20 minutos antes de la llegada del camión de la basura. Dada la situación, que la perra tenía la muerte muy próxima, los rescatistas la llamaron Milagros, aludiendo a un verdadero milagro de hallarla en un momento tan oportuno y decisivo.

Los voluntarios la pasaron de mano en mano a los veterinarios. Mientras que Milagros se recuperaba, la policía perseguía al ex dueño del perro. Resultó que la dueña del animalito le dio la custodia de la mascota a su sobrino.

El despreocupado y perezoso joven dejó la perra a solas con su propio pit bull. Cuando regresó, encontró que el perro la había atacado y la había lastimado mucho. ¡Pensando que la perra había muerto, el chico, tremendamente asustado, en lugar de buscar la ayuda de un veterinario, simplemente metió el cuerpo de la desafortunada en una maleta vieja y rápidamente se deshizo de él!

Afortunadamente, después de todos estos contratiempos, la perrita sobrevivió. Ya restablecida, Milagros fue quitada a sus antiguos propietarios y quedó bajo la supervisión de los veterinarios. Lo que más asombró a los voluntarios, fue la reacción del público ante el incidente.

Muchas personas declararon su disposición de llevarse al animal a su familia. Pero primero, Milagros tuvo que aprender a confiar de nuevo en la gente. A continuación, puedes ver a nuestra héroe de cuatro patas en el proceso de recuperación.

Si, desafortunadamente, la perrita no tuvo suerte con sus ex-propietarios. Al menos, la gente buena, los buenos ángeles la encontraron a tiempo. ¡Con suerte, en el futuro, Milagros caerá en buenas manos y podrá recordar el terrible incidente, como una pesadilla!

¡Comparte este emotivo artículo con tus amigos de las redes sociales, para que sepan a cerca del desafortunado animal, y podamos escuchar lo que piensan sobre este asunto!