Panel solar casero

¡No gastes más dinero en calefacción!: La solución está al alcance de tu mano…

Quienes viven en climas fríos, conocen perfectamente el valor y el precio de la calefacción, nada barata, por cierto. Pero… ¡No hay necesidad de socavar el bolsillo! Hoy ¡Qué pasada! te propone una ingeniosa y económica manera de calentar tu hogar. Esta «calefacción solar», hecha con manos propias, se adapta muy bien a los días de primavera y otoño, cuando la calle ya está lo suficientemente fría, pero todavía no está en uso la calefacción convencional.

Para comenzar, solo tienes que recolectar una cantidad suficiente de latas de aluminio, de cerveza o refresco. Además, vas a necesitar madera contrachapada, para el gabinete, así como vidrio, poliespuma y pintura. Observa el siguiente video, que te mostrará los pasos para hacer este «panel solar» casero. ¡Vale la pena, te lo aseguro!

Cómo calentar la casa con un «panel solar» casero

1. En primer lugar, selecciona las latas de cerveza o de cualquier otra bebida. Solo asegúrate que sean de aluminio. Para comprobarlo, puedes auxiliarte de un imán. Realízales tres agujeros en el fondo, tal como muestra la imagen, y corta la parte superior con unas tijeras.

2. Lava bien las latas con algún producto lavavajillas. Sécalas al aire libre.

3. Ahora viene el momento crucial: ensamblar las latas. Une las latas a presión por sus extremos, pégalas con un adhesivo de silicona termoestable, de modo que se puedan utilizar para la fabricación del colector.

4. Para asegurarte de que queden alineadas, fabrica una plantilla de madera, sobre la cual colocarás las latas. Las tablas deben formar un ángulo recto entre sí.

5. Así será más fácil secar las latas. Déjalas en esta posición hasta que estén completamente secas.

6. Ahora te puedes ocupar del marco de tu «panel solar». La caja debe ser de madera y aluminio, de aproximadamente 1 mm de espesor. En el tablero, realiza unos agujeros redondos, donde ubicarás las latas. Para ello, te puedes auxiliar de un taladro con una boquilla especial.

7. Recuerda que el pegamento no se seca tan rápido como te imaginas. Así que, deja secar el cuadro durante unas 24 horas.

8. Coloca un panel de aislamiento de fibra de vidrio o de espuma. Las aberturas para la entrada y salida de aire deben ser rodeadas cuidadosamente por el aislante.

9. Ahora, ya puedes pintar las latas y el gabinete de color oscuro. El color negro es ideal para absorber la radiación solar, y así atraer el calor. Luego, cubre el panel con una cubierta de plexiglás.

10. El último paso: ajustar el sensor del termostato. Si lo hiciste todo correctamente, tu «panel solar» producirá 1-2 kWh de energía por día. Todo depende de la cantidad de horas de sol diarias.

El único inconveniente del diseño es que no puede acumular el calor que produce. Por eso, durante la noche el colector necesita permanecer cerrado, para que la casa no se enfríe.

Esta invención merece atención, porque nos recuerda que el futuro es ahora. Uso racional de la energía natural es una solución sabia e inevitable.

Ahora ya sabes cómo hacer un panel solar con tus propias manos. Esta información es muy útil para los que tienen una casa de campo, así no tendrán que invertir de más. ¡Una idea que hará de tu hogar un lugar más cómodo, más cálido y más original!

Comparte esta genial idea con tus amigos. ¿Quién dice que las latas de aluminio no se pueden reutilizar?