Padre decide hacer de su hija un súper humano

¡Los métodos de este hombre de criar a su hija horrorizaron al mundo!

En 1936, un francés llamado Louis Didier, que tenía 34 años, cometió un acto muy extraño y blasfemo. El hombre salvó a la familia de un minero que no tenía suficiente dinero para las necesidades más pequeñas de la vida, comprando a la hija más joven del desdichado, y prometiéndole una educación y un cuidado decentes.

En principio, Louis cumplió su palabra. Pero al verla crecer, vio en ella a su futura esposa. Veintidós años después, Jeanine dio a luz a una niña llamada Louie, a quien el hombre decidió convertir en una verdadera semidiosa…

Tres años después del nacimiento de Maud (llamaban así a la bebé), Louis compró una casa entre Dunkerque y Lille, lejos de la civilización. Fue allí donde se realizó su extraño experimento.

Más tarde, Maud dijo que a su padre no le gustaba cuando tenía tiempo libre. La chica siempre tuvo que hacer algo. Solo cuando era muy pequeña, se le permitió jugar con su madre en el jardín, después de las clases.

Al mismo tiempo, Maud le tenía mucho miedo a su padre. Su enorme cabeza, una figura pesada y ojos de acero la aterrorizaban. La protección de la madre no se podía esperar. Janine consideraba al señor Didier una deidad, y lo adoraba y odiaba al mismo tiempo.

La casa natal se convirtió en la verdadera prisión para Maud durante los primeros 18 años de su vida. El padre creía que la mente humana era capaz de enfrentar cualquier problema, pero debía ser entrenada constantemente, y que la impureza del mundo grande solo obstaculizaba la formación de la personalidad.

Para convertirse en un súper humano, Maud tuvo que lidiar con la falta de comodidad. La niña dormía en una cama dura en el frío, y su padre consideraba que el agua caliente era un lujo inadmisible. Y olvídate de una dieta saludable, el cuerpo mismo debe aprender a superar la falta de vitaminas.

Louis a menudo decía: «Agua caliente para los débiles. Si alguna vez vas a la cárcel, ¡Tienes que demostrar que no le temes al agua fría!». Al mismo tiempo, el hombre no tenía miedo de parecer «débil». Se consideraba una personalidad establecida desde hace mucho tiempo, que no tenía que demostrarle nada a nadie.

Cuando Maud creció un poco (años 7 u 8 años), se agregó alcohol a las sesiones de entrenamiento. Louis dijo que la vida adulta a menudo va acompañada de bebidas fuertes, por lo que la niña debe aprender a beber. Incluso el escaso consumo de alimentos comenzaba con whisky o vino. Hasta la actualidad, Maud ha sufrido problemas hepáticos, que aparecieron cuando era niña.

La niña fue regularmente sometida a las llamadas pruebas de voluntad. Esto la asustaba terriblemente. Una vez la despertaron a las tres de la mañana y la llevaron al sótano. En medio de la habitación oscura había una silla. La niña tuvo que pasar el resto de la noche meditando.

De hecho, Maud temía terriblemente a las ratas, y su padre lo sabía. Él le contó historias de que ratones y ratas que pueden subir a la boca y comerla desde adentro. La niña estuvo allí hasta la mañana escuchando a los roedores pululando en la habitación oscura. Cuando este horror estaba llegando a su fin, Maud no pudo irse a dormir, porque el entrenamiento continuaba, y no debería haber indulgencia.

Además, tenía que aprender a no mostrar sus emociones. Por ejemplo, Louis podría obligarla a agarrarse a una cerca eléctrica. Al conectarse la corriente, y ni un solo músculo en su rostro debía estremecerse.

Más tarde, la niña aprendió sobre la violencia sexual. El jardinero que trabajaba para ellos lo intentó. Maud estaba tan asustada que ni siquiera se atrevió a contarle todo su padre.

En todo este horror, hubo dos puntos que salvaron a la niña. Más tarde, ella admitió en repetidas ocasiones que ciertamente no habría sobrevivido sin sus mascotas. Ella adoraba al perro, el pato y los ponis, quienes le enseñaron amor y compasión.

Louis también creía que Maud debería aprender a tocar varios instrumentos musicales. Un hermoso mundo de sonidos que podía llevarla a algún lugar lejos de todo lo que sucedía a su alrededor, fascinaba a la chica.

Con la edad, Maud obedeció a su padre cada vez menos. Comenzó con algo pequeño, por ejemplo, que podía permitirse usar dos pedazos de papel higiénico en lugar de uno. Más tarde comenzó a salir a caminar por la noche.

A la edad de 16 años, un nuevo maestro de música vino a verla, Monsieur Molin. Insistió en que Maud podría venir a trabajar para él, además de trabajar en su tienda. Fue allí donde la niña conoció a Richard.

El padre permitió que su hija se casara cuando ella cumplió 18 años. Cierto, tenía que regresar y cuidarlo dentro de seis meses. Pero Maud no regresó… Más, periódicamente visitaba a sus padres, pero no más.

Maud, ya convertida en Madame Julien, tenía mucho que aprender desde cero. Aprendió cómo comprar cosas en las tiendas, encontrar un camino en lugares desconocidos, comunicarse con personas que no conocía. Solo a los 18 años, la niña visitó por primera vez al dentista.

Fue hace mucho tiempo cuando Maud finalmente decidió contarle al mundo sobre su niñez. Ella escribió un libro llamado «La única niña en el mundo». Allí, la mujer dijo la verdad sobre su padre.

Hasta ahora, ella dice que ve a su padre en terribles sueños. Simplemente no sabe cómo disfrutar de la natación, incluso si estuviese en la playa más hermosa del mundo…

Es sorprendente cómo pudo ocurrir tal cosa. Por alguna razón, estoy seguro de que, hasta su muerte, Louis estuvo convencido de que hacía todo bien. Pero, ¿A caso podría ser de otra manera?

¡No te olvides de compartir tus pensamientos en los comentarios! Comparte esta historia con tus amigos de las redes sociales.