Organizan fiesta de graduación para chica con cáncer

Esta chica enferma de cáncer esperaba su baile de graduación. Entonces, sus amigos hicieron lo imposible…

Para la mayoría de los adolescentes, la fiesta de graduación es el día más esperado de sus vidas. Muchas chicas se preparan para ella casi desde el comienzo del último año escolar, escogiendo, con varios meses de antelación, el vestido y el maquillaje de la ocasión.

Hanna Ray, de 15 años, no es la excepción, pero, por razones mucho más tristes. La joven sabía muy bien que esta fiesta, probablemente, sería la última en su corta vida. ¡Sin embargo, ella nunca imaginó la sorpresa le estaban preparando sus familiares, compañeros de clase, maestros y demás personas que la querían!

En la foto, nuestra joven protagonista parece una princesa real. Sin embargo, sin analgésicos, ella apenas podía levantarse de la cama. Durante dos años, la estudiante de secundaria ha estado luchando contra una enfermedad mortal. Por desgracia, su batalla está, poco a poco, llegando a su fin…

En 2015, a la familia de Hannah se le reveló un diagnóstico muy cruel, una pesadilla: La chica sufría de sarcoma de Ewing. Este es el segundo tumor óseo maligno más frecuente en la infancia. Esta forma muy agresiva de cáncer afecta la columna vertebral, las costillas, la pelvis y la clavícula.

De inmediato, Hanna comenzó con la quimioterapia, y poco después el dolor cesó. Sin embargo, sólo cinco meses después de haber salido del hospital, la chica, de repente, volvió a sentir dolor. Por desgracia, la remisión no duró mucho, y según los médicos, ella estaba condenada. El sarcoma regresó, y esta vez los médicos sólo pudieron hacer un gesto indefenso…

Hannah se reunió con Trent Hodgkin, mientras se sometía a la quimioterapia. Trent es un jugador profesional de rugby, que, en su tiempo libre, se dedica a la caridad. Hannah, fans del equipo en el que Hodkins juega, estaba encantada de conocerlo.

Los compañeros de la escuela de Hannah, queriendo organizar una graduación fabulosa para la adolescente, se pusieron en contacto con Trent. Conociendo la situación, el jugador de rugby no lo dudó un momento, y con mucho gusto, accedió a convertirse en el acompañante de la chica en la fiesta. ¡Él la escoltó en un coche de lujo, y la acompañó durante toda la noche!

Hannah ama la cultura japonesa, y sus compañeros de clase, y maestros, organizaron la graduación con el estilo apropiado. Por ejemplo, eligieron la flor de cerezo como la forma de la bola, y entre los regalos para la chica se encontraron mil pájaros de origami. Por cierto, todos los estudiantes del curso de la joven participaron en la bella decoración.

Hannah estaba encantada con la fiesta que habían organizado. Al final, dio las gracias a todos los que participaron en la actividad, y deseó sinceramente «que nunca terminara».

Todo el mundo sólo quería una cosa: complacer a la chica, y darle un día lleno de sonrisas, felicidad y diversión. Espero que los brillantes recuerdos de la fiesta ayuden a alegrarle sus últimos a Hannah.

¿Qué opinas de las acciones de los familiares y personas cercanas de la chica? Comparte tu opinión en los comentarios, y el post con tus amigos de las redes sociales…