Obstetra explica por qué no quiere dar a luz

«Soy gineco-obstetra, y por eso decidí nunca dar a luz en mi vida». La terrible verdad sobre el parto.

Lea Torres es una especialista en obstetricia-ginecología, que ha ayudado a muchas mujeres a traer a sus hijos al mundo. Sin embargo, ella tomó para sí una firme decisión: ¡Nunca dar a luz! Si bien las palabras de la doctora pueden resultar chocantes, son dignas de respeto.

Lea opina que el embarazo es una experiencia terrible. Ella está realmente sorprendida por el hecho de que muchas mujeres están dispuestas a tolerar las náuseas, y a sufrir los dolores del parto.

La obstetra le pidió a una paciente que declarara por escrito la realidad de su experiencia. Esto es lo que dijo:

«Si no fuera por mi fuerte deseo de tener hijos, nunca me habría atrevido a hacerlo. No culpo a cualquier persona que decida no tener hijos, a causa del embarazo. ¡Es horrible!

Las náuseas siempre me acompañaron. Este es mi tercer embarazo, ahora estoy en la semana 37, y todavía me siento enferma. Y, ni hablar de las lágrimas. He estado llorando todos los días, sin ninguna razón. Cuando me canso de tanto llorar, me enojo conmigo misma, o termino discutiendo con mi marido. Así como así. Y esa ya es otra razón para llorar.

Sucede que no puedo respirar. Se me hace difícil moverme por toda la casa. Me duele todo, y, a veces, deseo dejar de existir. Así todo sería más fácil.

No voy a mentir: ¡El nacimiento es el mejor momento del mundo! Con él se detiene todo ese dolor, y no estoy exagerando. Aunque una se sienta mal, el gran amor por el bebé lo supera todo. Ya, una vez el niño nazca y tenga vida propia, me voy a sentir mejor.

Amo a mis hijos más que a cualquier otra cosa. Y es por esa razón, por la que, por tercera vez, estoy pasando por este infierno. Mis niños han completado mi vida, pero, por favor, nunca pretendan que el embarazo sea el período más mágico y hermoso de la vida. ¡Eso no es así!».

Suena bastante poco atractivo, sobre todo si tenemos en cuenta lo amenazante que pueden ser el embarazo y el parto, para la salud de la futura mamá.

El cuerpo de la mujer se transforma por completo, a lo largo de los 9 meses de gestación. Una mujer embarazada tiene mayores riesgos de padecer de diabetes, hipertensión e insuficiencia cardíaca, e incluso, puede sufrir convulsiones.

Muchos estudios sugieren que el riesgo de morir durante el parto es mucho mayor, que cuando se vuela en un avión, o que, incluso, durante la anestesia general. Además, el riesgo de muerte en el parto es 10 veces mayor que durante un aborto.

En nuestra sociedad, el embarazo y el parto, a menudo, son percibidos como una especie de deber para las mujeres. Parecería que todo el mundo está consciente de los posibles riesgos, pero, aun así, va a por ello. Si, por casualidad, una mujer no queda embarazada, muchos la culpan de infertilidad, haciéndola sentir inferior y defectuosa, solo por no producir niños.

Por eso, debemos aceptar el hecho de que si una mujer no quiere dar a luz, es normal. Tan normal como no querer sentir náuseas, mareos, fatiga e irritabilidad. Esa es su decisión, su elección…

Lea Torres tomó la suya, y hay que respetarlo. Ella continuará ayudando a todas las futuras madres a recibir ese preciado regalo, pero no tiene ganas de pasar personalmente por esa experiencia.

En cuanto a mí, cada mujer debe tener el derecho a elegir. ¿Tú qué opinas? Comparte estas palabras con tus amigas y amigos de las redes sociales…