Compartir

Por qué no debería tirar los huesos de albaricoque

Los albaricoques son frutas muy saludables. En el verano, a todos nos gustaría atiborrarnos de ellos para el resto del año, mas, desafortunadamente, esto no funciona así. Sin embargo, si preparas los núcleos de albaricoque para más adelante, habrá suficientes elementos útiles hasta el próximo verano.

HUESOS DE ALBARICOQUE

Las frutas en sí contienen azúcar, ácidos málico y cítrico, minerales, así como caroteno, lo que le otorga un color naranja pálido. Su composición química también contiene hierro y vitamina C, pero en pequeñas cantidades. Además, hay mucho potasio en la fruta.

Si antes, después de comer un albaricoque saludable, simplemente tiraba sus semillas, no lo hagas más. ¡No imaginas el tesoro que has estado arrojando a la basura!

© Depositphotos

De hecho, desde la antigüedad, en China, Persia e India a los albaricoques se les consideraba frutos curativos. Los granos contienen mucho tocoferol, que conocemos como vitamina E. Por lo tanto, las semillas se utilizan ampliamente para crear agentes nutritivos e hidratantes para el cabello y la piel seca. Y los huesos mismos se agregan a los exfoliantes naturales.

Los núcleos contienen ácidos grasos insaturados. Estas son grasas vegetales muy buenas que no deben evitarse.

¡Solo mira cuántos oligoelementos se esconden en las semillas que acabamos de tirar! La composición contiene: potasio, magnesio, zinc, sodio, fósforo, hierro, vitaminas PP, A, B, C, F. Además de aceites esenciales y taninos.

‡агрузка...
© Depositphotos

Por cierto, los huesos en sí son bastante altos en calorías, pero no es necesario que los comas a vasos llenos. Hay 520 kcal por 100 gramos de granos, es decir, 25 g de proteína, 45 g de grasa, 3 g de carbohidratos. ¡Suficientemente nutritivos, ¿verdad?!

Hay que tener en cuenta que no se recomienda consumir más de 40 gramos de granos al día. De hecho, los huesos de albaricoque también contienen ácido cianhídrico en pequeñas cantidades, por lo que comerlos en demasía puede causar malestar e incomodidad.

© Depositphotos

CÓMO PROCESAR LAS SEMILLAS DE ALBARICOQUE PARA EL INVIERNO

1. Primeramente, debes asegurarte de tener buenas semillas enteras de albaricoques maduros. Es mejor no tomar frutos verdes.

2. Debes secar las semillas extendiéndolas en una bandeja, en una canasta de mimbre o en cualquier otro recipiente. Lo principal es que tengan acceso al aire libre en un lugar seco. Incluso pueden tomar el sol, aunque esto no es necesario.

© Depositphotos

3. De esta forma, podrás almacenarlas durante mucho tiempo, suficiente hasta el próximo verano. Solo necesitas limpiar y usar los núcleos según sea necesario.

4. La forma más sencilla de limpiar es la siguiente. Coloca la cantidad requerida de semillas en una tabla de madera y luego cúbrelas con un paño. Después de eso, puede golpearlas con un martillo, sin temor a que los fragmentos duros y afilados se esparzan por la cocina.

5. Los granos pelados se almacenan mejor en una bolsa de trapo o en un recipiente de vidrio con tapa de gasa.

© Depositphotos

Bueno, esperamos que ahora lo pienses dos veces antes de tirar esas semillas tan saludables a la basura. ¡No te arrepentirás!

¿Has aprendido algo nuevo al leer este artículo? Escríbenos en los comentarios lo que piensas al respecto, danos un Me Gusta, y asegúrate de compartir el post con tus amigos de las redes sociales.

Загрузка...