Niño alimentando al mantarrayas

Este niño ha decidido alimentar a un habitante marino. ¡Pero mira quién es su nuevo amigo!

Imagínate en una playa, decidido a alimentar a un habitante marino amigable. Sacas la comida y empezar a tirarla en el agua, sin mucha esperanza de ver a alguien especial. De eso mismo estaba ocupado el joven héroe del siguiente vídeo. Él no podía siquiera imaginar que su comida atraería a un ser sorprendente. Te asombrarás al ver qué clase de amigo encontró este muchacho, ¡es realmente increíble!

Sí, el olor de la comida atrajo a la orilla a un enorme mantarrayas. No cabe duda, la valentia de estos chicos es sorprendente, o es que simplemente no tienen ni idea de con quién entraron en contacto. Los mantarrayas (aunque de otras especies) pueden ser peligrosos para los seres humanos, ya que son capaces de producir descargas eléctricas suficientes para aturdir a un adulto. Pero en nuestro caso, por suerte, todo resultó bien.

¿Me pregunto si el niño volvió a visitar a su nuevo amigo?