Negocio oscuro y furtivo de los colmillos de mamut

Esto sucedió en Siberia, y ha sacudido al mundo… ¡Todo por unos colmillos de mamut!

En las regiones remotas de la Siberia rusa, una economía ilegal cobra terreno. El fotógrafo titular de la radio «Europa Libre», Amos Chapple, en 2016 se infiltró en la sociedad subyacente de los cazadores furtivos, que extraían ilegalmente los colmillos y restos de los mamuts lanudos, extintos hace mucho tiempo, para venderlos en el mercado negro, en beneficio propio.

Las imágenes, que capturó el reportero gráfico, reflejan a estos cazadores en agotadoras jornadas de trabajo, situación espejo de la desesperanza y las consecuencias para el medio ambiente.

Se cree que los mamuts vivieron en Siberia hace unos 10.000 años. El retorno masivo de sus restos, reliquias ubicadas debajo del eterno permafrost, es un trabajo duro. Los cazadores de colmillos, a menudo los encontraban en terreno pantanoso, o en el fondo de los ríos y cuevas de la tundra. ¡Increíblemente, para extraer al menos una pieza se requería desde varias horas, hasta varios meses de excavación diligente!

Para llegar hasta estos tesoros enterrados, los buscadores tenían que explotar la gruesa capa de hielo.

Cada uno de estos colmillos vale no menos de 35 mil dólares.

El principal comprador de estas reliquias antiguas es China.

Por supuesto, todos estos hombres, cuyo salario oficial es, en promedio, de $ 500 al mes, se exponen a un alto riesgo, con el fin de ganar más.

No hay diamantes y gloria. A los hombres que van a la caza de los colmillos, les espera el difícil camino de la suciedad, las picaduras de los insectos, que se alimentan de sus cuerpos, y el eterno miedo de caer en manos de la policía. ¡Todas sus experiencias, ellos las ahogan con vodka y cerveza barata!

Este es un monumento a dos jóvenes buscadores, que obtuvieron más de 100 000 dólares en tan sólo unos días. Los chicos decidieron celebrar su triunfo, se emborracharon y subieron a una barca. El barco se hundió, y los pobres murieron ahogados.

Los buscadores furtivos hacen sus expediciones ilegales durante casi todo el verano. En su tiempo libre, se divierten, si pueden, bebiendo, jugando a las cartas, viendo programas de televisión o pornografía.

Esta pesca ilegal está causando daños irreparables al medio ambiente: las aguas residuales de la tierra congelada van a parar a los ríos circundantes, contaminando arroyos y aumentando dramáticamente el nivel de lodo.

Un kilogramo de marfil de mamut tiene un valor aproximado de $ 520. Los colmillos tienen un peso de 65 kilogramos como promedio.

En la mayoría de los casos, la minería de colmillos de mamut en la inmensa Siberia tiene un carácter ilegal.

Alrededor del 90% de los tesoros encontrados, tienen como destino final a China, donde sigue siendo popular la antigua tradición de la talla del marfil.

A quien le acompaña la suerte, se gana en una semana cerca de 100 000 dólares.

Este material de archivo, documentado por Amos Chapple, es muy ambiguo. Estos cazadores de colmillos merecen ser juzgados y condenados, pero, al mismo tiempo, cuando conoces a estas personas, te solidarizas con ellos.

Resulta que, en el mundo actual, hay muchos lugares y fenómenos inexplorados. Nosotros vivimos en nuestro mundo propio, y ni siquiera imaginamos lo que está sucediendo en la lejana Siberia.

Te invitamos a compartir este proyecto fotográfico, así como tus propias opiniones, acerca de este negocio ilegal, que se desarrolla actualmente en el lejano territorio de Rusia.