Nacimientos en casa

Esta mujer capturó la maravilla más grande del mundo — el nacimiento del bebé.

Los nacimientos, realizados en el hogar, están ganando cada vez más popularidad. Los defensores de este método argumentan que el ambiente familiar ejerce los efectos muy beneficiosos sobre la salud materna y del bebé. Después de todo, las madres se sienten más tranquilas en el hogar, y la presencia de los familiares y seres queridos eleva el espíritu.

Otra tendencia de la moda, relacionada con las labores del parto dentro del agua, cada año se gana más y más partidarias. La brasileña Alana Ferreira decidió combinar ambas tendencias de la moda, dando a luz a su segundo hijo en casa, y en el agua.

Para mostrar a otras mujeres todos los beneficios del parto en casa, Alana decidió capturar este sacramento en las imágenes. La misión de realizar este proceso tan íntimo ha sido confiada a Michel Pampanini, una talentosa fotógrafa, la madre de dos hijos, que conoce muy bien los sentimientos de las futuras madres.

En la reunión familiar se decidió que el marido de Alana y la pequeña Louise, la hija de los dos, también estarán presentes durante el nacimiento.

Por fin, llegó el día, Alana se puso de parto…

Sin embargo, la mujer no perdió su presencia de ánimo e incluso, encontró fuerzas para bromear y hacer monerías.

Alana se trasladó a la piscina. Muy pronto su familia será testigo del milagro de la vida.

Louise decidió apoyar a la madre en los momentos difíciles.

Muy pronto va a ocurrir este evento mágico

.

Ya acaba de ocurrir el nacimiento de una nueva vida: ¡nació el pequeño Benjamín!

Mamá orgullosa mantiene a su bebé en los brazos.

Ya bañadito, Benjamín es acercado al pecho de Alana, para que por primera vez pruebe la leche materna. El cordón umbilical y la placenta no las han eliminado todavía, debido a que son de gran importancia durante el parto natural.

Pequeña Louise, muy animada, abraza con ternura a su hermano menor.

Respecto al parto en casa y en el agua, se puede reaccionar de manera diferente, pero una cosa es cierta: el nacimiento de un bebé es un verdadero milagro! Solo nos queda desear a Alana y a sus hijos mucha salud, y como no, agradecerle a Michel Pampanini por un magnífico trabajo, por acercarnos a este gran misterio.

¿Y tú, qué piensas acerca de los métodos modernos del parto? ¿Debe ser filmado este proceso tan íntimo? Déjanos tu opinión en los comentarios y, por su puesto, no olvides compartirlos con tus amigos.