Murió salvando a otros

Esta joven y bella mujer murió a los 23 años, tras haber salvado a 360 personas…

El 5 de septiembre de 1986 en Karachi, Pakistán. Un grupo de islamistas radicales había secuestrado un avión de Pan American World Airways. Y si no hubiese sido por la valiente azafata Neerja Bhanot, muchas personas habrían muerto en este terrible incidente. Sin embargo, esta chica no dudó en sacrificar su vida para salvar a otros.

Neerja nació en Chandigarh, India, y estudió en la Universidad de St. Xavier, en Bombay. Durante algún tiempo trabajó como modelo y representó a muchas marcas conocidas. En marzo de 1985, se casó por arreglo, hecho entre sus padres y los del cónyuge, pero su marido no estaba contento con la dote y, dos meses después, regresó a su esposa a casa paterna. Tras el fracasado matrimonio, Neerja solicitó la plaza de azafata en la aerolínea Pan Am.

El 5 de septiembre de 1986, Neerja Bhanot era la sobrecargo del vuelo PA 73. Saliendo del Aeropuerto Internacional Sahar, en Bombay, el avión tenía como destino al Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York. A bordo del Boeing 747-121 se encontraban 360 pasajeros y 19 tripulantes.

A las 05:00, el avión comercial hizo su primera escala en la ciudad paquistaní de Karachi. En ese momento, cuatro terroristas armados tomaron como rehenes a los pasajeros y la tripulación. Neerja reaccionó rápidamente y tuvo tiempo de alertar a los pilotos, que lograron salir del avión por la escotilla de emergencia. A partir de este instante, la joven azafata se hizo cargo de los pasajeros.

Desde el primer instante, los terroristas mataron a tiros a un pasajero que se presentó como estadounidense. A continuación, le exigieron a la azafata que recogiera los pasaportes de los demás pasajeros, con la intención de ejecutar los restantes ciudadanos de Estados Unidos.

Sin embargo, la valiente azafata logró ocultar los documentos en el conducto de basura, por lo que los islamistas no mataron a nadie más: pues era imposible de determinar a simple vista quien era o no norteamericano.

Tras de 17 horas de secuestro, cuando los terroristas, en un intento final, abrieron fuego e hicieron estallar explosivos, la nave fue asaltada por la policía paquistaní. Neerja se aprovechó de la situación para abrir la puerta de emergencia y evacuar a todos los pasajeros. No le atemorizaron ni los disparos ni las explosiones. Antes de salir del avión, vio ocultos detrás de los asientos tres niños, que tenían miedo salir.

Valerosa azafata regresó por ellos, pero los terroristas se dieron cuenta y abrieron fuego. Neerja cubrió con su cuerpo a los pequeños, para protegerlos de las balas, pero fue alcanzada por una de ellas. Murió para darles la vida. Años después, uno de los niños rescatados se convirtió en piloto…

Neerja Bhanot recibió póstumamente el Premio Chakra Ashoka, el premio más importante por su valentía en tiempos de paz en la India, además, se convirtió en la persona más joven en recibirlo.

Ahora, 30 años despues de este terrible incidente, esta historia conmovedora merece ser compartida como nunca, para que todos conozcan acerca de esta valiente azafata que sacrificó su vida por salvar la de otros.