Métodos anticonceptivos populares

¿Cuál es el mejor método anticonceptivo para ti, sobre todo si eres intolerante a los condones? ¡Mira ESTO!

No sólo las parejas jóvenes se preguntan: ¿Cómo protegerse de un embarazo no deseado, además del habitual método del condón? Y es que, algunos por pereza, otros por incomodidad, e incluso por alergias al producto, lo cierto es que muchos se abstienen del uso del preservativo. Por eso, ¡Qué pasada! hoy te invita a acercarte a un tema de interés para todos: ¡Los métodos anticonceptivos alternativos más populares del mundo!

Métodos anticonceptivos más populares

  1. Preservativo femenino
    Este anticonceptivo está hecho de poliuretano (un tipo de plástico sintético flexible). Así como los condones masculinos, está destinado a un solo uso. Consiste en una delgada funda de dos anillos, que se ajusta a las paredes de la vagina, y es casi imperceptible.

    El anillo superior fija un anticonceptivo en la vagina, y el inferior evita el contacto del glande del pene con la piel de los labios genitales femeninos. El diámetro del producto es de 70-80 mm, y la longitud de unos 150 mm.

    A diferencia de los condones masculinos, este anticonceptivo alternativo tiene varias ventajas: se puede colocar varias horas antes de la relación sexual, no causa sensaciones incómodas en los hombres, no reduce la sensibilidad y proporciona una protección fiable contra las infecciones genitales.

  2. Diafragma vaginal
    Este anticonceptivo de barrera está hecho de un material de látex. Colocado dentro de la vagina, el diafragma tiene la forma de una pequeña tapa con un borde flexible, que ha de ajustarse en la entrada del cuello del útero.
     
    Puede colocarse unas dos horas previas a la relación sexual, aplicando un espermicida en la vagina, y retirarse no antes de 6 horas. El diafragma se puede utilizar varias veces, siempre y cuando esté sujeto a una adecuada esterilidad: después de ser usado, el anticonceptivo debe lavarse con agua jabonosa caliente, y luego colocarse durante 20 minutos en una solución alcohólica al 70%.
  3. Capuchones cervicales
    El capuchón cervical es un dispositivo de látex, con la forma de un dedal, que se introduce en la vagina, para cubrir el cuello uterino. El tamaño de la cubierta debe ser elegido por un ginecólogo, debido a que hay diferencias entre las mujeres que no han dado a luz, respecto a las que sí. El médico también debe enseñar la técnica apropiada para la inserción de este anticonceptivo. El capuchón cervical funciona según el mismo principio que el diafragma vaginal.
  4. Agentes químicos
    Hay un montón de anticonceptivos químicos en forma de tabletas vaginales, espumas geles, cremas y pastillas, que se introducen durante 10-20 minutos antes del inicio de las relaciones sexuales antes de la relación sexual. Es importante saber que estos anticonceptivos requieren inyecciones adicionales, pues su eficiencia se podría perder después de 1 hora.
  5. Esponja anticonceptiva
    Este tipo de anticonceptivo combina tanto las propiedades químicas como de barrera. Es una esponja sintética y blanda, que está impregnada con una sustancia espermicida, que se coloca en la vagina, ajustándose frente al cuello uterino.

 
Existen muchísimos métodos adicionales, incluidos los DIU y los tratamientos hormonales, sin embargo, muchas chicas se decantan por estos, generalmente por su facilidad para usarse, y por no requerir prescripciones médicas. No obstante, como todo, estos métodos también tienen sus desventajas. Solo esperamos que esta información te haya ayudado a elegir la mejor alternativa para ti. Asegúrate de compartirla con tu pareja y con tus amigos de las redes sociales…