Melania Trump declina ser fotografiada con su esposo

La silenciosa protesta de Melania Trump. Todo el mundo discute el truco de la primera dama de los Estados Unidos.

Todo el mundo sabe que no todo anda bien entre Donald y Melania. Los psicólogos han estado pregonando sobre esto desde la inauguración de Trump en la Casa Blanca: Que el presidente de EE. UU. «se ha olvidado» de su esposa de forma demostrativa, y luego se niegue a echarle una mano, y cosas por el estilo…

Vale la pena señalar que, en Occidente, la primera dama no es solo una sombra del jefe de estado. Estas son realmente representantes independientes del gobierno, cuyas acciones y decisiones determinan en gran medida el destino de los presidentes. Es por eso que deben saber dominar el lenguaje diplomático.

Melania Trump claramente esperaba ser igual a su esposo. Ella es considerada una de las responsables de su victoria en las elecciones, porque la reputación de Donald deja mucho que desear, por decirlo suavemente.

Cuando la ex modelo eslovena se sintió innecesaria, comenzó a vengarse silenciosamente de su marido. El día de su toma de posesión, Donald deshonró a su esposa cuando se apresuró a salir del automóvil, olvidándose de ella, y no le ayudó a subir las escaleras. Al final, ella fue ayudada por la esposa de Obama.

Ella soñó con convertirse en la segunda Jacqueline Kennedy, incluso eligió un traje apropiado para esta ocasión. Pero Donald decidió lo contrario, olvidando que no se puede enojar a una mujer con raíces balcánicas.

Desde entonces, en la prensa abundan las noticias de cómo Melania olvidó dar su mano a su compañero, o le miró de reojo, o de alguna manera mostró su disgusto por él.

Recientemente, la pareja regresó al centro del escándalo. El presidente de Estados Unidos fue acusado de traicionar a su esposa con una actriz de películas para adultos en 2006. Las fuentes dicen que esto enfureció aún más a la primera dama, que ya no tenía sentimientos tiernos por su marido.

Su reacción no se hizo esperar. Recientemente, la pareja presidencial fue a Florida. Según el protocolo, el matrimonio debía, al salir del avión, detenerse para permitir que los periodistas les tomaran una foto.

Pero Melania parece haber decidido poner a su marido en una posición incómoda. La mujer descendió de la escalera y de inmediato entró en el automóvil, haciendo caso omiso de la prensa. El presidente de los Estados Unidos permaneció en soledad orgullosa para posar frente a las cámaras.

A pesar de que Melania y Donald llevan 13 años casados, los usuarios de la red piensan que muy pronto surgirá un verdadero escándalo en su familia.

¿Qué te parece esta actitud de Melania? ¿Crees que ella podría decidirse por un divorcio? Esperamos tus opiniones en los comentarios, y que compartas este tema con tus amigos.