Manicuras horrorosas

«Preciosas» manicuras: 20 «maestros de manicura» que acabaron con sus clientes.

Sin lugar a dudas, la costumbre de pintar uñas con el esmalte de gel hoy en día se extiende cada vez más. Este servicio, en honor a la verdad, se ha convertido en uno de los más populares en los salones de belleza.

El esmalte de gel es una solución muy cómoda y relativamente económica. Tendrás casi un mes, sin que tengas que preocuparte por tu manicura. De verdad, ¡este ha sido el mejor invento para las mujeres en los últimos años, en el plano de moda!

Pero seamos sinceros, como en muchas otras cosas de la vida, si deseas obtener un buen resultado, lo más importante es encontrar un buen especialista, que supiera realizar los sueños más atrevidos de una mujer. ¿Pero qué pasa cuando algo no funciona con el maestro de manicura o con el propio gusto?

¡Qué pasada! te presenta 20 ejemplos horrorosos de uñas artificiales o cubiertas de esmalte de gel. ¡¿Y cómo estos «maestros» han conseguido sus puestos en los salones?!

Este muñeco de nieve parece más un zombi.

«Estilo Manos de Pala».

Me prometieron una manicura francesa. Y que mis dedos lucirían como los de una princesa…

Bastante psicodélico…

Chic a lo rural.

Brillanticos, lacitos… ¡Estoy a punto de vomitar!

Una verdadera «diva de la alta sociedad».

Y esta quiere entrar en el libro Guinness de los récords…

No es algo de otro mundo, pero bueno…

¡El nivel de buen gusto está dejando mucho que desear!

Para que tenga dinero al menos en alguna parte…

Falda campana.

Manicura de burbujas — ¡regalo loco de 2015!

«Gatúbela».

¡Cuánto estilo! ¡Cuánto gusto!

Una gran fan de Bob Esponja.

Cada mujer tiene algo de bruja. Pero ésta se ha levado la corona…

Para convertirse en un buen maestro de manicura, no es suficiente saber hacerla. Se necesita también ser dotado del buen gusto e impecable sentido de estilo. Chicas, ¡no vayan a los «especialistas», sin antes conocer sus cualidades!

Si te pareció divertida esta selección de fotos, compártela sin falta con tus amigos.