Los primeros signos del embarazo

¡Chicas, alertas! Ante un embarazo, el cuerpo tiene todas las respuestas…

La mayoría de las mujeres, al adentrarse en la etapa adulta de la vida, solo sueña con encontrar a su pareja ideal y tener un bebé, por supuesto, sin dejar de lado sus propios intereses fuera de casa. ¡Pero es que, y han de coincidir conmigo, no hay mayor placer en el mundo que el de acurrucar a tu pequeño retoño entre tus brazos! Muchas mujeres velan con ansias la llegada de la menstruación, o período, solo para saber si han quedado embarazadas.

Pero chicas, el retraso es solo uno de los síntomas, y no necesariamente una certeza de embarazo. Y dado que es muy difícil determinar un diagnóstico exacto, durante los primeros días de la implantación, es muy fácil desesperarse… Entonces, ¿Por qué no miramos un poco más allá, y nos fijamos en lo que el cuerpo tiene para decir?

Cómo saber si estás embarazada: Los primeros signos

  1. En los primeros días después de la implantación del embrión en el útero, una mujer puede notar un poco de hinchazón y dolor en el pecho, a causa de la hipersensibilidad de las glándulas mamarias. A menudo, incluso un ligero contacto puede causar molestias.

  2. El malestar y la pesadez en la pelvis, también son molestias asociadas a los primeros días de la implantación. Esta característica es muy individual, y puede ocurrir de manera diferente cada mujer, e incluso confundirse con el síndrome premenstrual.

  3. Ya en los primeros días después de la concepción, muchas veces ocurren molestias estomacales, e incluso náuseas. Algunas chicas suelen cambiar fácilmente sus preferencias alimenticias: los alimentos que antes les gustaban, ahora pueden parecerles de mal gusto.

  4. En el ciclo menstrual, durante la ovulación, el fluido vaginal suele ser de apariencia viscosa y transparente. Esto facilita la movilidad de los espermatozoides, y les proporciona un ambiente seguro durante 3-5 días. Después de la ovulación, este fluido es sustituido por un flujo blanco espeso, que se mantiene así durante toda la segunda fase del ciclo.

    7-10 días después de la concepción, muchas mujeres detectan una pequeña mancha de color marrón, rojo o amarillo. Esto demuestra la unión del embrión a la pared uterina. El proceso de implantación dura alrededor de 40 horas, y a continuación, empieza el período de desarrollo embrionario, que dura hasta las 8 semanas de embarazo.

  5. Durante la implantación del embrión, el cuerpo de la mujer sufre numerosos cambios, y está sometido a un continuo estrés. Por eso, un aumento de la temperatura corporal a 37 grados es un fenómeno normal.

  6. A menudo, durante esos primeros días, la mujer suele padecer constantes crisis de fatiga y malestar general, llegando a pensar que ha enfermado. Esto se debe a que el sistema inmune del cuerpo femenino reacciona al embrión como a un objeto extraño, y trata de luchar contra él.

  7. Si las dudas te tienen inquieta, bien puedes realizarte esta sencilla prueba casera: solo necesitarás un frasco de yodo, un trozo de papel y una pequeña cantidad de orina fresca. Humedece un pedazo de papel en la orina (unas gotas son suficientes) y aplícale encima unas gotas de yodo.

    Si el yodo no cambia su color (marrón izquierda), no se ha producido el embarazo. En las mujeres embarazadas, la orina reacciona con el yodo, adquiriendo un color púrpura o violeta.

Así que ya saben, chicas… ¡Nada de desesperarse, después de todo, el cuerpo tiene todas las respuestas! Comparte esta útil información con tus amigas y amigos de las redes sociales. Seguro te lo agradecerán…