Los pescadores capturaron un tiburón

Al clasificar la captura, frente a los pescadores, ocurrió una horrible escena. ¡Es difícil acostumbrarse a esto!

Todos entendemos lo difícil que es el trabajo de un marinero. La mayoría ni se imaginan cómo se puede resistir durante semanas, o incluso meses, sabiendo que de las profundidades del abismo del océano, te separa apenas una «concha» flotante, hecha por la gente.

Sólo aquellos que tienen suficientes agallas y fuerza de voluntad, sirven para ese trabajo. Estas personas, a menudo ya en su infancia, hojeando las páginas de novelas de aventura, oyen el llamado del mar. Con la edad, suelen elegir alguna profesión relacionada con el océano y pasan la mayor parte de su vida, disfrutando el murmullo de la marea.

Por supuesto, a muchos de nosotros nos gusta en un momento de ocio sentarnos con una caña de pescar en la orilla del río o el lago. Sin embargo, una cosa es pescar por puro placer, y otra es hacerlo a escala industrial.

Sin embargo, hay momentos en que los pescadores de caña ordinarios y los pescadores profesionales se comportan de una manera sorprendentemente idéntica. Y es que a ambos les encanta mostrar su captura, especialmente si esta resultó ser muy inusual. En esta ocasión, por ejemplo, subiendo a la superficie la red de pescar, los hombres ni siquiera sospechaban que los esperaría una presa muy extraña.

Junto con el cardumen, la red capturó un enorme pez que, en el momento del ascenso a la cubierta, desafortunadamente, ya estaba muerto. Pronto identificaron al gigante como una especie de tiburón.

El tiburón gigante, como se le llama en los círculos científicos, por su tamaño solo le cede a la ballena. Se alimenta de plancton y no representa peligro alguno para los seres humanos.

Por su voluntad, los pescadores no atraparían a tal gigante. Hoy en día, los tiburones gigantes no son el objetivo de la caza, pero hace un siglo y medio, su captura era muy común. La carne de los peces enormes, a excepción de aletas, es incomible, pero no los cazaban por ello.

Los tiburones gigantes eran capturados por su aceite de hígado: un solo tiburón adulto podía proveer de 300 a 2000 litros de esta sustancia de color amarillo marrón. Ahora, sin embargo, la reducción significativa del precio de aceite de tiburón hizo que la captura de este pez gigante ya no fuese rentable. Pero las aletas de los gigantes todavía son muy cotizadas en el mercado de Asia Oriental.

Lamentablemente, este tiburón no pudo ser salvado. Como se sabe, los tiburones pasan toda su vida en movimiento, y sólo durante el movimiento sus branquias filtran el oxígeno del agua. El inmovilizado gigante se ahogó antes de que la red fue subida a la superficie.

Afortunadamente, no todas las historias de presas inusuales de marineros terminan de la misma manera trágica. Junto con los enormes peces y cadáveres de animales ahogados, en la red a veces se meten otros habitantes del mar.

Así, por ejemplo, la foca de la imagen de abajo fue capturada por una red de pesca sin sufrir daño. Además, ¡para devolverla a su entorno natural, hubo que hacerlo casi que por la fuerza!

Como puedes ver, la profesión de pescador es merecidamente considerada difícil. ¡Pero las emociones e impresiones que prepara, las alcanzará para toda una vida!

¿Te pareció interesante este artículo? Compártelo con tus amigos.