La mujer se enfermó de cáncer debido al solárium

Debido a un proceder descabellado de esta joven, su hija jamás verá a su madre…

Louise Cook, de 27 años de edad, de la ciudad británica de Thetford, está casada y tiene tres hijos: Summer de 6 años, Mayson de 4 años y la recién nacida Chloe. Sin embargo, la niña más pequeña nunca podrá recordar a su madre. Unas semanas después, Louise se irá para siempre…

Louise estaba en la décima semana de embarazo, cuando escuchó a los medicos dar una terrible noticia. Ella fue diagnosticada con cáncer de piel, que ya se había extendido a los pulmones. Los doctores confesaron honestamente – a la joven le quedaba muy poco tiempo de vida…

La causa de la enfermedad fue alarmante — el uso excesivo de solárium. Hace cuatro años, Louise se divorció de su primer marido y decidió prestar más atención a su belleza. A la mujer le gustaba verse morena y bronceada, aunque la naturaleza la dotó de piel blanca como la nieve. Y para lograr el bronceado tan deseado, Louise visitaba el solárium ¡tres veces a la semana!

Para prolongar su vida, los doctores sugirieron que Louise interrumpiera el embarazo. Sin embargo, ella rechazó rotundamente su propuesta: « ¡Si estoy destinada a morir, esto no significa que mi hija deba morir conmigo, quiero que tenga una larga vida!».

La pequeña Chloe nació sana, pero la condición de su madre se deterioró drásticamente. Las metástasis alcanzaron el cerebro, y a Louise sólo le quedaban unas pocas semanas de vida…

Louise y su marido intentaron preparar a sus hijos para el momento en que su mamá ya no esté con ellos. Les contaban la historia de que su madre pronto sería llevada por un ángel… Louise incluso planeó su funeral y recogió las fotos y todas las cosas valiosas de la familia, que años después se convertirían en el recuerdo de ella para sus hijos.

Mientras tanto, Louise quiere advertir a todos sobre el peligro que representa el uso desmesurado de solárium. «No quiero asustar a nadie, solo quiero que otras personas no repitan mis errores. Estoy segura de que muchas personas, al igual que yo, pasan mucho tiempo en el solárium o en la playa, sin siquiera imaginar la magnitud del peligro. No vale la pena poner en riesgo tu salud por una hermosa piel bronceada».

Nuestras condolencias para la familia de Louise… Y para que la muerte de la mujer no fuera en vano, cuéntale a tus amigos sobre su amarga experiencia. Tal vez esta advertencia le salvará la vida a alguien.