La chica se quemó sus manos

Ella quería regalárle a su mamá unas flores. ¡Pero la idea terminó en una pesadilla!

La pequeña Lauren Fuller se fue con su padre a un viaje de pesca. Mientras jugaba en un entorno bello y natural, la niña descubrió un inusual arbusto con flores muy bonitas. Enseguida pensó que serían un hermoso regalo para su mamá. Nunca imaginó que, debido a este regalo, la mañana siguiente la pasaría en el hospital…

Cuando sus padres le descubrieron unas quemaduras en las manos, enseguida le aplicaron ungüentos y cremas. Sin embargo, al día siguiente su condición empeoró, por lo que llevaron a la niña inmediatamente al hospital. El médico local le diagnosticó simples quemaduras solares, pero los padres no estaban convencidos.

Felizmente, encontraron a un especialista competente. Resultó que las manchas y ampollas en las manos de la niña se debían al contacto con una planta llamada Heracleum mantegazzianum, también conocida como perejil gigante. Por suerte, Lauren fue tratada de inmediato, y ya está fuera de peligro… ¿Quién habría pensado que esa hermosa planta sería tan tóxica?

Esta planta, miembro de la familia Apiaceae, es oriunda de la región del Cáucaso y Asia central. Sin embargo, se ha extendido ampliamente por toda Europa y América, y actualmente es considerada una especie invasora. ¡Mucha gente desconoce su potencial efecto foto-tóxico, y la cultiva como planta ornamental!

Hoy en día, muchos países luchan activamente para frenar la difusión del perejil gigante. El peligro radica en que la sustancia tóxica, que contiene la planta, causa importantes quemaduras al entrar en contacto con la piel, una vez que esté expuesta a la luz solar.

Comparte este importante mensaje con tus amigos. ¡No todas las plantas, por bonitas que sean, son seguras de tocar! Es nuestro deber estar alertas…