Ira Brown, la muñeca viviente

De la cuna a la pasarela: La historia de Ira Brown, «La muñeca viviente»…

La pequeña Ira Brown se hizo popular casi desde la cuna, a la tierna edad de 2 años. Tan pronto como la niña aprendió a caminar, descubrió los encantos del maquillaje, e hizo suyos todos los cosméticos de su madre. ¡Toda maquillada, desfilaba frente a sus orgullosos papás!

Los padres de Ira, muy pronto se dieron cuenta de que su bebita se parecía a un pequeño ángel, y que disfrutaba de ello, por lo que decidieron adentrarla en el mundo del modelaje, a pesar de ser tan joven.

Cuando Ira cumplió 2 años de edad, sus padres la llevaron a una agencia de modelos, donde la niña comenzó una vertiginosa carrera. Sus fans la apodaron: «La muñeca viviente», «El ángel de carne y hueso», «La criatura angelical». Con unas exuberantes y largas pestañas, y una sonrisa blanca como la nieve, la nena parecía caída del cielo…

Pocas personas saben que, por aquel entonces, los padres de esta belleza rubia recurrieron a algunos truquillos cosméticos: maquillaje, tinción del cabello, e incluso una cita en un solárium…

Desde la cuna, Ira amaba posar ante las cámaras, ser fotografiada, y participar en concursos de belleza. En menos de tres años, se convirtió en una de las modelos infantiles mejor pagadas del mundo.

Vale la pena señalar que, sobre los padres de la niña, llovieron montones de palabras de desaprobación. Solo piensa: ¿Cómo una criatura, que todavía no sabe leer ni escribir, es capaz de participar en competiciones de adultos, con una gruesa capa de maquillaje sobre su tierna carita?

Ahora la niña tiene 8 añitos de edad, y sigue posando para marcas famosas, y participando en muchos proyectos fotográficos. ¡Todavía se considera una de las modelos infantiles más populares en los EE.UU.!

Ella tiene su cuenta de Instagram, su página de Facebook y un canal en YouTube, donde se comunica con sus aficionados. También, dentro de poco, la verás protagonizando una película en la gran pantalla…

Muchos creen que todo lo que hace la niña, es el resultado de las ambiciones y los sueños no cumplidos de sus padres, no de los suyos.

Como es bien sabido, la mayoría de los niños que comienzan una carrera profesional, y conocen la fama, desde muy jóvenes, terminan en un fracaso. Ojalá, la temprana subida al podio de esta belleza angelical no tenga un impacto negativo sobre su futuro.

¿Qué opinas de las imágenes de este pequeño ángel? ¿Estás de acuerdo con el hecho de enviar a tus hijos desde la cuna a la pasarela? Comparte tu opinión en los comentarios, y, por qué no, con tus amigos de las redes sociales también…