Hombre construyó un refugio subterráneo

Parecía que él cavaba una piscina. ¡Cuando los vecinos vieron el resultado, perdieron el habla!

Los vecinos daban por seguro que Wane Martin estaba mal de cabeza. Al principio, pensaban que el hueco con el tiempo se convertiría en una piscina. Pero mientras más trabajaba Martin, más claro se hacía que su idea era completamente otra.

Las personas desconocían las verdaderas intenciones del hombre. Tras obtener a bajo precio un contenedor de transporte en buen estado, Wane se ha encendido con la idea del refugio subterráneo ideal. El hombre estaba seguro de que puede construir un local multifuncional, que además de todo esto, serviría para una excelente bodega.

He aquí el contenedor, del cual todo ha comenzado. En primer lugar, Martin ha fijado una puerta regular.

Wane se preocupó porque la profundidad del hoyo fuera 60 centímetros de más de la altura del contenedor. Además, abajo, el hombre instaló una capa de grava menuda de 15 centímetros de espesor.

Martin no olvidó de la bomba de pozo, proveyendo para ella una abertura especial.

Los siguientes en la lista eran escalones de hormigón, el superior de los cuales se situaba a la misma altura del techo del contenedor.

He aquí las vigas de doble T, destinadas a soportar el techo.

Encima de las vigas, Wane instaló las hojas del sink ondulado.

La abertura sobre la entrada, Martin la ha reforzado con la armadura y el cemento horneado.

Luego, ha llegado el tiempo de ocuparse de la ventilación.

Paso seguido, Martin ha cubierto toda la construcción con una capa de 15 centímetros del cemento.

Cuando el cemento endureció, Wane retiró los soportes temporales. Arriba el hombre colocó una capa del suelo fértil, lista para sembrar plantas.

He aquí cómo se ve el resultado del trabajo de Martin. ¡Poca gente se reusaría a tener tal bodega! En el video, podrás apreciar paso a paso la exposición de todo el proceso.

El propio autor del insólito «refugio» afirma que encima de su creación es posible incluso elevar una casita pequeña. ¡Después de tan convincente manifestación de las habilidades, mis aplausos para este ingenioso constructor!

¿Te ha gustado el sótano de Martin? ¡No dudes en compartir este artículo con tus amigos!