Historia de un padre soltero

Su padre echó a su mujer de casa. 30 años después, el hombre tropezó con su pasado…

A primera vista, Sean Whalen parece ser un tío alegre que jamás haya tenido problemas en su vida. Cuando los demás se enteran de que este hombre cría los tres hijos suyos completamente solo, su sorpresa se convierte en un profundo respeto. Con un padre así, los niños crecen seguros y a prueba de cualquier peligro. Sin embargo, Sean no siempre era tan sonriente y apuesto como hoy…

El hombre nunca imaginó que, al entrar a su local preferido con su hijo, se encontraría cara a cara con su pasado. Ante sus ojos volvieron a aparecer los sucesos que habían pasado hace 30 años. Al volver a casa, Whalen compartió sus emociones en Internet. Y ni siquiera sospechaba que dentro de menos de un día, ¡sus palabras las iban a leer millones de personas!

«Todavía recuerdo perfectamente aquel día cuando mis padres se separaron. Después de una bronca tremenda con nuestro padre, nosotros — mi madre, mi hermano menor y yo — tuvimos que pasar la noche en un hotel. Y cuando regresamos al día siguiente, mi padre ya había cambiado las cerraduras en la puerta.

Yo miraba, angustiado, como mi mamá le rogaba que nos dejara coger, al menos, nuestra ropa. El asunto se resolvió con la llegada de la policía. Me metieron en las manos una bolsa negra, de guardar basura, y ordenaron en 10 minutos recoger lo más necesario. Fue la última vez que puse pie en la casa donde había crecido.

Guardé en el saco la ropa que logré encontrar. Lo demás se quedó allí. Los premios deportivos, mi colección de tarjetas, las demás cosas nuestras… ¡Tuvimos que dejar hasta la tortuguita! Mi padre vació nuestra cuenta bancaria, así que mi mamá se quedó solo con el dinero que tenía en sus bolsillos. Los tres fuimos a vivir en un cuarto alquilado del piso compartido. Unos miembros compasivos de la iglesia nos trajeron las camas, un par de sartenes y cazuelas, sillones y comida.

Solo con el tiempo comprendí las verdaderas dimensiones de la hazaña de mi madre. Para aquel entonces, yo mismo ya era un padre soltero y conocía en carne propia todos los obstáculos y contratiempos que suponía tal situación. No sé cómo ella no se rindió. Cualquier persona en su lugar se habría quebrado, pero mi madre ni siquiera veía esta opción. ¡Me estremezco al pensar, cuánto tenía que trabajar en aquella época!»

«Hace poco, mi hijo y yo fuimos a nuestra cafetería preferida donde sirven la comida china. Cuando noté a la nueva camarera, se me aceleró el corazón. Era difícil no notarla entre la multitud, pues los demás empleados eran chinos. Empecé a hablar con ella y pronto me di cuenta — ella también era una madre soltera. Estaba claro que trabajar en aquel local no era su sueño, pero no lo hacía por sí misma.

Me ahogué en emociones, al acordarme de mi madre. Esta camarera, al igual que ella, trabajaba tanto para que sus hijos estuvieran calzados, vestidos y tuvieran un plato de comida sobre la mesa. Me detuve a pensar por cuánto mi madre había tenido que pasar en aquella época dura… Por eso fue que le dejamos tanta propina a esta camarera.

Por supuesto, ese dinero no será suficiente para cubrir todos los gastos necesarios. Pero quién sabe, quizás una pequeñez como esta fue la que le ayudó a mi madre no darse por vencida. Un poco de ayuda y un par de sonrisas es, a veces, todo lo necesita una persona para seguir adelante».

«Al haber encontrado a esta mujer, me di cuenta de una cosa más. ¡Cuánta suerte tengo de tener a mi madre! Ella logró enseñarme lo qué es una verdadera labor. Me demostró que uno nunca debe rendirse ante las vicisitudes del destino. Fue mi madre la que me marcó el camino hacia el futuro, y mi gratitud hacia ella no tiene límites. ¡Te quiero, mamá!»

Sean decidió no interrogar a la mujer que encontró. Meterse en la vida ajena, es un gesto poco delicado. Simplemente hizo lo que podía. Le dejó a la camarera una propina casi que tres veces superior a su pedido.

Creo que cada mujer entenderá los sentimientos de Whalen, y… ¡benditos sean los hombres, capaces de tener una percepción tan profunda de las dificultades de una madre soltera!

Si también te ha emocionado esta historia simple pero inspiradora de la vida real, ¡compártela con tus amigos!