Compartir

Hábitos domésticos del pasado, que solo pueden llamarse sin sentido

Llevamos a cabo ciertas acciones únicamente porque nuestros padres y abuelos así lo hicieron. Hay algo de lógica detrás de ello, pero solo a primera vista. A veces resulta que estos hábitos no tienen mucho significado en la vida real, pero seguimos haciéndolo, porque siempre lo hemos hecho. ¿Quizás es hora de detenerse y pensar en ello.

Recientemente, escribimos sobre los hábitos inútiles de nuestras madres, que solo complican la vida. Esta será una especie de continuación de este tema general.

© Unsplash

HÁBITOS DE VIDA

Balcón en lugar de almacén

Antes, en los años de gran déficit, no se hablaba de sacar algo de la casa. Porque incluso lo más innecesario podría ser útil algún día, y no lo encontrarías en ningún lado. Así es como se mantuvieron nuestros abarrotados balcones durante décadas. Allí no se podía ni salir a tomar un café por la mañana, menos aún a sentarte a leer un libro.

Así, una valiosa zona del apartamento se transformó en un espacio sin vida. Es hora de dejar este hábito de almacenar basura innecesaria atrás. Revisa y ordena todas las cosas de la casa. Está garantizado que puedes sacar un tercio de la casa con mucha precisión, sin que afecte tu vida de ninguna manera. Por lo demás, organiza un sistema de almacenaje normal en la casa.

© Depositphotos

Hacer la cama inmediatamente después de levantarte

Muchos no saben que vivimos en simbiosis con varios microorganismos desde el nacimiento. Los ácaros del polvo aparecen en nuestra cama limpia la primera noche y no hay nada de qué preocuparse. Viven en nuestro cuerpo y en todo lo que nos rodea. Basta limpiar la casa con regularidad para que estos microorganismos no se vuelvan demasiado abundantes.

Cuando nos despertamos por la mañana, nuestra cama permanece tibia y ligeramente húmeda. Un ambiente cálido y húmedo es ideal para que prosperen las bacterias y los ácaros. Por lo tanto, es categóricamente negativo hacer la cama de inmediato. Debes doblar completamente la manta y abrir la ventana para ventilar. Y después de 10 minutos, puedes poner en orden la cama.

Comprar cosas para cuando crezcas

‡агрузка...

Esta idea fue derrotada miles de veces, pero muchas aún continúan haciéndolo. La tontería de esto es que la ropa grande puede desgastarse antes de que el niño crezca. Y en lugar de renovarla luego de un año o dos, el niño sufrirá vestir esa ropa enorme largo tiempo. Para cuando crezca, ya no será posible usarla debido a los agujeros, raspaduras y manchas.

Además, en un año, un niño puede crecer más de lo previsto, y dejar fácilmente esa ropa antes de comenzar a usarla, por lo que no tendrá ningún sentido comprarla. Por otra parte, cuando un niño camina constantemente con ropa holgada y no puede correr debido a los zapatos grandes, esto puede traumatizar la psique del niño y crear problemas en la socialización.

© Unsplash

Secar los platos

Si cambias el paño de cocina todos los días y secas los platos solo con un paño fresco, entonces no hay problema. Pero en todos los demás casos, traerás a los platos un exceso de bacterias, que no deberían estar allí.

El problema es que puede haber aún más suciedad y bacterias en los paños de cocina y las esponjas que en el asiento del inodoro. Después de todo, esto es lo que tocamos constantemente con nuestras manos no esterilizadas. Entonces, ¿para qué transferir todo esto a platos perfectamente lavados?

Solo pon a secar el plato en forma vertical, y no aparecerán rayas de sales del agua.

© Unsplash

Descongelar el pescado y la carne bajo el chorro de agua caliente del fregadero

Hay varios problemas con este hábito doméstico. En primer lugar, es simplemente nefasto descongelar el pescado y la carne de esta manera, pues de seguro habrá hielo adentro y las bacterias comenzarán a hacer estragos afuera. Lo mejor es descongelar la carne en el frigorífico; tardará más, pero es mucho más seguro.

En segundo lugar, generalmente no se recomienda lavar el pescado y la carne en la cocina. Todos los microorganismos patógenos se esparcen inmediatamente mediante salpicaduras por toda la cocina. Durante la cocción de la carne, las bacterias morirán por el tratamiento térmico, pero el resto sobrevivirá en una toalla, una manzana y una taza de agua.

© Depositphotos

No cuidar la tabla de cortar

Los tableros de cocina deben ser cuidados para prolongar su vida útil y no poner en peligro tu salud. Los restos de comida pueden permanecer en los poros y grietas de cualquier material. Esto es especialmente cierto para el pescado y la carne. Por lo tanto, es imperativo que estos productos tengan una tabla separada, que no usaremos para nada más.

Además, esta tabla no solo debe lavarse con detergente cada vez, sino también desinfectarse con alta calidad. Es mejor usar bicarbonato de sodio, vinagre o peróxido de hidrógeno para esto. Estas sustancias de un centavo eliminarán todos los residuos y olores.

© Depositphotos

Mantener el inodoro abierto

Todos en casa tienen tapa de inodoro, pero por alguna razón pocas personas la usan. Esta se vende con el asiento por una razón y debe bajarse cada vez antes de drenar el agua. De lo contrario, toda la suciedad se esparcirá por todas las superficies, en forma de aerosol. ¡No querrás cepillarte los dientes con un cepillo que tiene partículas microscópicas de heces, ¿verdad?!

Entonces, en un baño combinado, debes almacenar los productos de higiene lejos del inodoro. Y cada vez que enjuagues el agua, recuerda bajar la tapa. Estos hábitos de vida son difíciles de erradicar en un día, pero vale la pena hacerlo por la salud de tu familia.

© Depositphotos

Lavar el piso con tus manos

Muchas amas de casa aún opinan que ningún trapeador limpiará el piso de la casa de la forma en que lo harían con sus propias manos. Técnicamente, estas mujeres tienen razón, pero hay un pero. Puedes vivir en un apartamento perfectamente limpio, pero terminarás gastando más tiempo y dinero en tus tratamientos. Por tanto, esta limpieza perfecta puede resultar cara.

El hecho es que lavar el suelo con las rodillas dobladas es muy perjudicial para la espalda y las articulaciones. Una fregona o aspiradora hace el trabajo perfectamente bien, sin la necesidad de lastimarte cada vez.

© Depositphotos

En contraste con todo lo anterior, recomendamos encarecidamente leer nuestro otro material. Allí hablamos de los hábitos de nuestros mayores que la juventud de hoy ha adoptado felizmente.

¿Te gusta lo leído en este artículo? Escríbenos en los comentarios si estás de acuerdo con lo expuesto por nosotros, y si conoces de otros ejemplos de costumbres heredadas de nuestros mayores que debemos declinar. Danos un Me Gusta y asegúrate de compartir el enlace con tus amigos de las redes sociales.

Загрузка...