Grifos para agua fría y caliente

Por ESTO, en Inglaterra, hay un grifo para el agua fría y otro para la caliente…

Gran Bretaña es un país que considera mucho sus tradiciones, y es muy diferente de los demás países europeos. ¡Basta mirar el estilo de conducir de los ingleses, con el timón a la izquierda, o su peculiar sentido del humor! Pero, lo que más asombra a los turistas es el cuarto de baño.

El hecho es que los británicos no instalan mezcladores en sus baños. Así es, ellos utilizan dos grifos separados, uno para el agua fría y otro para la caliente. ¡Qué pasada! te propone conocer por qué la gente de la tierra de la niebla sigue equipando, obstinadamente, sus baños de esta manera.

Grifos de agua fría y caliente

Nuestro maravilloso mundo está lleno de tradiciones, que podrían parecer inusuales, e incluso salvajes, para las personas de otras culturas. El uso de dos grifos de agua separados parece extraño inicialmente, pero, desde una perspectiva de diseño, tiene su lógica. Existen cuatro razones, por las que los británicos han decidido abandonar el mezclador de agua.

Razones para usar dos grifos para el agua

  1. Histórico

    Realizar reparaciones en el Reino Unido es un problema muy grande, especialmente cuando se trata de re planificar el sistema de suministro de agua. La mayor parte de las viviendas de la población británica data del siglo XIX, o principios del siglo XX, lo que significa que estas casas fueron construidas antes de que se inventaran las válvulas de mezcla modernas.

    Cuando el abastecimiento de agua llegó a la vivienda, era un sistema simple de entrega del agua fría, directamente a la cocina. El sistema de abastecimiento de agua caliente se añadió por separado, y se creó un sistema dual.

  2. Legislativo

    El hecho es que no hay calefacción central en el país, y cada casa tiene una columna de gas. Esto puede parecer extraño, pero hay una ley en Gran Bretaña que prohíbe mezclar agua fría y caliente para no contaminar las tuberías de agua fría que están destinadas a beber.

  3. Lealtad a la tradición

    Los ingleses no se lavan las manos bajo el agua. Para empezar, calafatean los fregaderos con un corcho, acopian el agua, y se lavan las manos con jabón como si de una cuenca se tratara. Luego sacan el corcho, y se limpian las manos con una toalla. No se enjuagan.

    Lo mismo sucede con el lavado, y cuando toman un baño. Los platos se lavan exactamente bajo el mismo principio, y luego se ponen en la secadora.

  4. Económico

    Finalmente, la última explicación es totalmente racional. Los residentes de la niebla mística son muy ahorradores. Al utilizar el grifo dual, como ocurre en casi todas partes, la persona escoge la temperatura correcta del agua, y luego comienza a lavarse las manos. Esto deja un montón de agua limpia en la alcantarilla. En Inglaterra, este despilfarro no pasa.

Pero, vale la pena notar que esta ingeniosa gente encontró una salida al problema de la temperatura del agua. Ellos utilizan una mezcladora, hecha a partir de una botella de plástico normal, y no se rompen tanto la cabeza.

¡Interesante, ¿verdad?! ¡Comparte esta curiosidad con tus amigos de las redes sociales…