Una genial idea convertida en realidad.

Esta habitación apenas tenía lugar para una cama… ¡Y cómo han cambiado las cosas!

En condiciones de pequeños apartamentos cada metro cuadrado vale su peso en oro. Y no es de extrañar que siempre añoramos un poco más de espacio para acomodar la casa de nuestros sueños.

Pero el ejemplo de esta joven pareja demuestra que soluciones sí existen. ¡Ellos lograron unir gabinete y dormitorio dentro de una habitación bastante estrecha!

Inicialmente, en esta pequeña habitación apenas cabía una cama. Al principio los cónyuges se sentían conformes con el cuarto, porque al fin y al cabo, la casa tenía todo lo necesario: dormitorio, estudio y sala de estar con comedor.

Para dos, era una casa perfecta, pero la familia joven miraba hacia el futuro. Querían tener hijos, y era necesario asignar una habitación separada para los pequeños. Después de reflexionar un poco, la pareja decidió iniciar una gran remodelación en la casa.

El estudio decidieron convertirlo en el cuarto para el bebé, ¡y la pequeña habitación transformarla en algo completamente nuevo!

En primer lugar era necesario crear espacio para un ordenador. Además, había que colocar una cama para los huéspedes. Después de todo, la pareja a menudo recibía visitas de sus padres que con frecuencia se quedaban durante la noche.

Formaron una verdadera lluvia de ideas para encontrar la mejor manera de encajar todo en la pequeña habitación. Al principio pensaron en poner una cama en el «segundo piso», encima del ordenador. Pero a los padres ancianos les sería difícil de subir y bajar las escaleras…

Después de mucho pensar, la pareja optó por organizar el lugar de trabajo encima de un pequeño pedestal, dentro del cual se ocultaba una cama nido. Dibujaron un plan para la futura habitación y se pusieron a trabajar.

El esposo compró los materiales necesarios, iniciando las labores para la transformación de la habitación. Comenzó con la instalación de un marco resistente.

Luego, el pedestal, al igual que la cama nido, fue enchapado cuidadosamente con listones decorativos.

La parte superior del pedestal fue revestida de láminas, y las partes laterales — pintadas de color blanco, a la moda.

Como resultado, ¡el estrecho cuarto fue arreglado para servir de sala y el dormitorio! De día, en esta habitación se puede trabajar tranquilamente…

Y si vienen huéspedes, que necesitan pasar la noche, una amplia y cómoda cama se extrae del pedestal en cuestión de segundos. ¡Con ligero movimiento de la mano, el gabinete convierte en un elegante dormitorio!

La idea de esta pareja simplemente fue brillante. ¡Esto es lo que necesitamos para nuestras pequeñas habitaciones pequeñas! Si también te ha gustado esta idea, asegúrate de compartirla con tus amigos.