Espeluznantes cuadros de grandes pintores

7 pinturas grandiosas que te pondrán la piel de gallina.

Cuando se escucha la frase «obra de arte», en la mente enseguida se reproduce un paisaje romántico o retratos realistas impecables, pero ciertamente no una sangrienta escena de algún crimen.

Hoy la redacción ¡Qué pasada! se ha propuesto la tarea de mostrarte la otra cara del gran arte. Resulta que, si la pintura es considerada una obra maestra, esto no significa aún que se destaque por la belleza de trazos y líneas y provoque en el espectador agradables emociones.

He aquí los más terribles 7 cuadros de grandes artistas, los cuales pondrán a cualquiera la piel de gallina…

William Blake «El gran dragón rojo y el monstruo marino»
Blake tiene una serie de pinturas que representan al dragón rojo del libro bíblico de Revelación.

Adolphe William Bouguereau «Dante y Virgilio en el infierno»
El infierno del gran Dante inspiró a muchos de sus seguidores, y no sólo en el campo de la literatura. En el cuadro, Dante y Virgilio observan a los condenados al tormento eterno.

Edvard Munch «La muerte de Marat»
Munch, famoso gracias a su «Grito», es considerado uno de los más famosos artistas contemporáneos. Jean-Paul Marat es una figura histórica. En su momento de gloria, este hombre era uno de los instigadores de la revolución francesa. Marat sufría de una enfermedad de la piel y trastornos nerviosos, mucho tiempo se lo pasaba en el baño, donde trabajaba en las anotaciones y algunos momentos de trabajo. Fue allí donde lo mató Charlotte Corday.

La pintura de Munch está impregnada de extraordinaria crueldad.

Theodore Gericault «Cabeza cortada»
Este cuadro fue pintado en la etapa inicial de la creatividad Theodore Gericault. Se trazó en el espíritu místico del Romanticismo. Por cierto, para sus obras, el artista usaba las verdaderas partes del cuerpo en los depósitos de cadáveres y laboratorios de investigación.

Matthias Grunewald «Tentación de San Antonio»
El tema principal, como un hilo rojo que recorre a través de la obra del artista – son los temas religiosos. Se cree que San Antonio era atacado por los demonios, durante su oración en el desierto. Según la leyenda, las fuerzas del mal han matado al santo dentro de la cueva. Más tarde, San Antonio renació y destruyó a los demonios. La pintura representa a San Antonio, atacado por los demonios.

«Judith y Holofernes» de Caravaggio
Esta obra es basada en el Antiguo Testamento de Judith. Holofernes sirvió como comandante en el ejército del rey Nabucodonosor. El ejército de rey puso sitio a la ciudad de Betulia, donde residía temerosa de Dios la viuda Judith. Vestida con un traje hermoso, y llevando consigo a la criada, Judith penetró al campo del enemigo, sedujo a Holofernes y… le cortó la cabeza. En realidad, esta sangrienta escena es la que se muestra en la imagen.

Francisco Goya «Saturno devorando a su hijo»
Como sabemos por la mitología romana, Saturno devoraba a sus propios hijos, para que ninguno de ellos podría tomar su lugar. Por cierto, esta pintura no estaba destinada para el juicio y la opinión pública — fue elaborada en una de las paredes de la casa del artista.

El arte está destinado a representar no sólo el lado atractivo de nuestras vidas. En cuanto a mí, la imagen se puede llamar una obra maestra cuando te sorprende y te hace sentir una sensación genuina, no importa si se trate de admiración, afecto, el miedo o la ira. ¿Qué opinas de esto? Asegúrate de compartir tu opinión con nosotros en los comentarios.