Escultura dedicada al amor

Este trabajo del escultor de Odessa hizo estremecer corazones de los visitantes del art-festival mundial.

En el famoso festival de arte «Burning Man» («Hombre en llamas»), que se celebra anualmente en el desierto de Nevada, en el oeste de Estados Unidos, la atención de los visitantes fue atraída por un trabajo muy inusual. Dos carcasas de alambre gigantes, con forma de hombre y de mujer, se encuentran sentados espalda con espalda. En sus poses se adivina el dolor, la aflicción y el resentimiento. Todo su aspecto muestra que no quieren mirarse el uno al otro, al menos en ese momento. Pero al mismo tiempo, hay algo ahí que los une…

Como en la vida real, al hombre y a la mujer los une su amor incondicional por los niños. Y el escultor recreó perfectamente esta alegoría en su obra. Dentro de las carcasas humanas se resguardan dos figuras de niños que, atraídos, extienden uno al otro sus pequeñas manos.

En la noche, cuando las esculturas de los niños se iluminan, esta obra se ve especialmente impresionante. Con su iluminación mágica, la escultura adquiere un sentido adicional. No importa cuan serios fuesen nuestros resentimientos después de una discusión, en el interior siempre queda viva una pequeña luz brillante, llena de amor y bondad, que hará posible que podamos reunirnos y conciliarnos de nuevo. Las carcasas de las contradicciones se disuelven en la oscuridad, y en el primer plano sale a brillar el Amor, ¡el poderoso e invencible! En realidad, la escultura se llama así — «Amor».

Este fenomenal trabajo fue creado por Alexander Milov, un artista ucraniano de Odessa. La escultura ya tiene unos cuantos compradores extranjeros, pero el artista sueña con encontrar compatriotas, entusiastas y adinerados, que contribuyan a la instalación de la obra en su natal Odessa.

El impresionante talento de Alexander Milov ha sido gratificado: es la primera vez que un artista ucraniano recibe una beca de «Burning Man» para continuar con su labor artística. ¡Y no es para menos! No he visto un trabajo más sincero y más sentido que este. Ha logrado expresar magistralmente la verdadera naturaleza interior del ser humano, la que compartimos todos, de la que nos olvidamos mientras vamos creciendo, pero que aún permanece latente no importa la edad, la que nos une con esos poderosos lazos brillantes del Amor.
Si esta obra no te ha dejado indiferente, compártela con tus amigos para que también disfruten de este formidable trabajo.